El Hospital de Manises elabora una guía animada para detectar signos de autismo
07/10/2013

El Hospital de Manises elabora una guía animada para detectar signos de autismo

Pablo es el protagonista de la guía ilustrada que refleja situaciones reales y habituales en niños con Trastornos Generalizados del Desarrollo

Plasmar mediante escenas cotidianas del día a día los principales comportamientos de un niño con  Trastorno Generalizado del Desarrollo (TGD)   y así ayudar a profesionales y padres en el diagnóstico precoz. Este es objetivo de la guía elaborada por la Unidad de Neurorrehabilitación Infantil del Hospital de Manises y en la que se explican diferentes conductas  propias de los niños con este diagnóstico. “Queríamos que los padres, psicólogos y otros profesionales  que trabajen con niños  pudieran  reconocer en este guía situaciones que han podido vivir en algún momento. Es mucho más sencillo que de este modo pueda detectarse que algo va mal”, detalla Maribel Cabezudo, psicóloga clínica del Hospital de Manises.

Uno de los Trastornos Generales del Desarrollo más extendidos es el Trastorno del Espectro Autista (TEA). La guía muestra como entre los signos más frecuentes que presentan los niños con este diagnóstico están los problemas en el lenguaje y la comunicación. Aunque no todos los niños que tienen dificultades para empezar a hablar tienen un TEA, sí que pueden considerarse signos de alarma determinadas dificultades a nivel de comunicación: niños que no hablan, y que tampoco tienen intención de comunicarse, ni de intentar expresarse o hacerse entender de ninguna otra manera.

Estos pequeños suelen tener también problemas en las relaciones sociales, tanto con adultos como con otros niños, es decir, pueden no buscar a otras personas para relacionarse o incluso rechazar el contacto con los demás. En ocasiones, quieren interactuar pero no saben cómo hacerlo, tienen problemas para aprender normas sociales y para iniciar, mantener o finalizar una conversación de forma adecuada.

Además, suelen repetir conductas o juegos sin ninguna función o intención concreta, pueden iniciar acciones que no tengan principio ni fin. Así mismo, pueden mostrar “obsesiones” por algunos juguetes u objetos, llevando a cabo conductas que las familias describen como “manías”.

Información en colegios profesionales

Con el fin de detectar cuanto antes los posibles signos de alerta relacionados con un TEA es imprescindible que tanto los padres como los profesionales que atiendan a los niños en el ámbito educativo, sanitario y lúdico social, estén familiarizados con una serie de aspectos que pueden dar algunas pistas de la existencia de estos problemas. Tal y como explica Cabezudo “el  diagnóstico precoz es muy importante para iniciar la intervención lo antes posible”.

Por eso, la Unidad de Neurorrehabilitación Infantil ha editado esta guía que se distribuye dentro del ciclo de charlas a profesionales que se realiza a través de los colegios oficiales. En ellas se explican los principales signos de alerta y cuáles son los los procedimientos de derivación a centros especializados cuando se detecta un caso.

La celebrada en el Colegio Oficial de Psicólogos de Valencia ha suscitado el interés de más de 100 profesionales. La Unidad también realizará charlas en el Colegio Oficial de Logopedas y el de Trabajadores Sociales.

Sobre la Unidad de Neurorehabilitación Infantil

Los trastornos del espectro autista podrían afectar a 1 de cada 250 niños en la Comunitat. Según los especialistas, en los últimos años ha aumentado el registro del número de casos debido, principalmente, a la mayor especialización y formación de los profesionales. La Unidad de Neurorehabilitación Infantil del Hospital de Manises, ubicada en el Centro de Especialidades de Mislata,  trata a niños con trastornos generales del desarrollo y daño cerebral.