Niños

10 Consejos para la introducción de la alimentación en bebés

  1. La alimentación complementaria puede introducirse entre las 17 – 26 semanas de vida (4º – 6º mes). Preferiblemente se hará a partir del 6º mes en niños alimentados con lactancia materna (LM).
  2. No existen normas rígidas en cuanto al orden de introducción de los alimentos, siendo recomendable hacerlo de forma progresiva, esperando entre 3-7 días entre distintos grupos.
  3. Se realizará de forma individualizada (teniendo en cuenta las necesidades de cada niño, su desarrollo psicomotor, las preferencias familiares…) y adaptada (en cuanto a cantidades, y a las texturas, avanzando en éstas para estimular la masticación).
  4. A los 7-8 meses, la mayoría de los grupos de alimentos (frutas, verduras, carne, pescado blanco, pescado azul, huevo, lácteos, legumbres y cereales) deben estar presentes en la dieta del lactante.
  5. Los vegetales se incorporarán de forma temprana, así como los alimentos ricos en hierro como la carne (sobre todo en niños alimentados con LM exclusiva) y los alimentos ricos en ácidos grasos esenciales como el pescado azul, necesarios para un adecuado neurodesarrollo.
  6. No se recomienda retrasar la introducción de alimentos potencialmente alergénicos (frutos secos, pescado, huevo, determinadas frutas…), tanto en niños sanos como con riesgo de atopia, ya que no disminuye el riesgo de desarrollar alergia.
  7. Entre los 6-8 meses suelen tomar 2 – 3 papillas diarias. A partir de los 9 meses, 3 – 4. Hasta los 9 – 11 meses se recomienda que la toma correspondiente a la cena sea leche (LM o fórmula).
  8. Es conveniente ofrecer agua durante o entre las tomas. No se recomiendan otras bebidas (infusiones, refrescos, zumos, bebidas vegetales o que contengan azúcares añadidos…). Tampoco hay que ofrecer miel por el riesgo de botulismo en menores de 1 año y por el alto contenido en sacarosa.
  9. Evitar proporcionar alimentos con los que se puedan atragantar (alimentos duros, redondeados, como frutos secos, palomitas de maíz, caramelos, frutas no maduras…).
  10. Mejor no añadir sal ni azúcar a las comidas. Hay que limitar el aporte proteico, ya que niveles altos de proteínas se relacionan con mayores tasas de obesidad en el niño mayor y el adulto.

 

POR GRUPOS DE ALIMENTOS:

  • FRUTAS: ofrecer todo tipo de frutas (incluyendo melocotón, kiwi, fresas…), bien peladas, para que no haya exceso de fibra. Los zumos de frutas naturales no son necesarios en la dieta del lactante, ya que aportan azúcares simples y calorías, no siendo un buen sustituto de la fruta.
  • VERDURAS: se pueden introducir todas las verduras, excepto las de hoja verde por su alto contenido en nitratos (espinacas, acelgas, lechuga, remolacha, etc), que no incorporaremos hasta los 10-12 meses. No hay que abusar de la zanahoria en las preparaciones, ya que grandes cantidades pueden sobrepasar el contenido de nitratos. Siempre que se pueda, añadiremos una cucharadita de aceite de oliva.
  • CEREALES: los cereales con gluten se pueden introducir entre los 4 y 12 meses, siendo recomendable hacerlo al principio en cantidades pequeñas (ofrecer algo de pan, poner en la papilla de cereales un cacito de cereales con gluten y el resto sin gluten…). No es necesario comenzar con los cereales sin gluten.
  • CARNE: introducirlo de forma precoz sobre todo en niños alimentados con LM, por su alto contenido en hierro hemo. Añadirlo al puré de verduras, en pequeñas cantidades (30-40 g). Las vísceras, carnes preparadas y embutidos, no se incorporarán hasta los 12-15 meses, por su alto contenido en grasas.
  • PESCADO: tanto el pescado blanco y el azul se pueden incorporar entre los 6 – 7 meses. Hay que tener en cuenta que los pescados grandes depredadores (como emperador, tiburón, atún rojo, tintorera o lucio) están desaconsejados en niños menores de 3 años por su alto contenido en mercurio.
  • HUEVO: Siempre se incorporará cocido. A partir de los 6 – 7 meses se puede introducir la yema cocida añadida al puré de verduras (en sustitución de la carne o el pescado). Posteriormente se puede introducir la clara cocida.
  • LEGUMBRES: se pueden incorporar en pequeñas cantidades a la papilla de verduras. Pasar por el pasapurés para quitar el exceso de fibra.
  • LÁCTEOS: Aunque los derivados lácteos pueden introducirse a partir de los 6-7 meses, se recomienda evitar la leche de vaca como aporte lácteo principal hasta los 12 meses de vida. Sin embargo, sí que se pueden ofrecer pequeñas cantidades de leche de vaca a partir de los 9 meses.
Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos