Músicos

Cómo conseguir unos brazos, tórax y escápulas flexibles

La musculatura del brazo controla la movilidad y la estabilidad del codo y del hombro y es imprescindible para que la mano pueda actuar con total libertad. El músico, debido al instrumento, suele potenciar los músculos que hacen subir el hombro, en detrimento de los que los desciende, por lo que tiende a adoptar una postura con los hombros elevados y hacia delante.

Por todo ello, la prevención de posibles problemas mediante una flexibilización y tonificación correcta serán imprescindibles para los profesionales de la música.

José Dapena, fisioterapeuta de la Unidad de Medicina de la Música y las Artes Escénicas de nuestro Hospital, ofrece una serie de recomendaciones para mantener en buena forma estas partes del cuerpo.

La parte anterior del brazo (bíceps) y pectorales son dos músculos que acumulan poco a poco tensión y más cuando se tiende a tocar con los hombros cerrados. Para estos músculos, nuestro fisioterapeuta recomienda ponerse de pie, de lado junto a una pared. Colocar el brazo estirado hacia detrás, apoyando la palma de la mano totalmente abierta sobre la pared, e intentar llevar el hombro hacia delante. Se pueden variar los ángulos del brazo que está estirado y jugar con acercarse más o menos. Todo dependerá de la tensión que perciba cada uno.

En cuanto a la parte posterior del brazo, el tríceps, el experto señala que es el principal músculo que contribuye a la estabilización del hombro y codo. El ejercicio para este músculo consiste en colocar el brazo que se quiere estirar con el codo flexionado a la altura de la cara y la mano hacia atrás en la espalda. Una vez en esta posición, habrá que tirar el hombro hacia detrás mientras se aumenta la flexión. Si hay problemas en los tendones de los hombros, es mejor no hacerlo, ya que pueden sufrir un pinzamiento.

El dorsal ancho es el músculo que nace desde la espalda y llega al brazo. “Es importante estirarlo, ya que contribuye a la movilidad del hombro y a mantener en equilibrio la musculatura de la espalda”, apunta José Dapena, quien recomienda hacer el siguiente ejercicio: de pie, se estira el brazo completamente hacia arriba y un poco hacia detrás. Con la otra mano, hay que coger la muñeca o el codo y tirar hacia arriba y hacia el lado contrario del dorsal a estirar.

Por otra parte, en la zona posterior del hombro, el deltoides se utiliza con frecuencia para tocar muchos instrumentos. Por eso, es muy importante su estiramiento: levantar el brazo hacia delante a la altura del pecho y con el codo flexionado, coger el codo por debajo de la mano y empujar el brazo hacia el hombro contrario, haciéndolo pasar por encima.

Otros Posts

Deja un comentario