Niños

Cómo manejar el dolor de cabeza en niños

El dolor de cabeza en niños, por norma general, suele aparecer de forma aguda. Si el niño tiene capacidad para comunicarse, suele decir que le duele la frente o se toca la zona. Sin embargo, tal y como detalla la Dra. Laura Cuesta, neuropediatra del Hospital de Manises, en los más pequeños se puede detectar por una alteración del comportamiento: se muestran más decaídos, desanimados, quieren estar tumbados, no tienen ganas de jugar y suelen estar postrados.

La causa más frecuente de los dolores de cabeza en niños son las infecciones febriles, y estos cuadros suelen cursar con:

  • Cefalea
  • Fiebre
  • Malestar general.

También pueden darse otros síntomas como:

  • Vómitos.
  • Alteraciones visuales.
  • Alteraciones del habla.
  • Otros síntomas que podrían hacer pensar en otros cuadros neurológicos.

Los dolores de cabeza en niños realmente pueden aparecer a cualquier edad. Se estima que alrededor de un tercio de los niños han padecido algún dolor de cabeza antes de los 7 años.

Para poder diferenciar un dolor de cabeza en sí de un dolor de cabeza por fiebre, la neuropediatra del Hospital de Manises explica que el dolor de cabeza suele ser más invalidante y el niño está más apático.

Los padres cuentan con alguna herramienta para saber si a su hijo le duele la cabeza, como por ejemplo preguntarle que puntúe del 1 al 10 el dolor (siendo 1 de intensidad baja y 10 de intensidad alta). También les pueden administrar analgesia, como paracetamol o ibuprofeno, para aliviar el dolor y valorar si la medicación ha hecho efecto.

Además, si los dolores son muy frecuentes, resulta de utilidad completar un diario de cefaleas, donde los padres pueden registrar cada dolor de cabeza, su duración y sus características.

Algunos de los síntomas de alarma de las cefaleas en niños por los que hay que consultar con el pediatra son:

  • Si los dolores no mejoran con analgesia prescrita.
  • Si el dolor de cabeza se asocia a fiebre prolongada.
  • Si el niño siente confusión.
  • Si aparecen vómitos.
  • Otra sintomatología neurológica.

También hay que consultar con el médico si los niños presentan dolores de cabeza frecuentes y prolongados que interfieren en su actividad habitual o les despiertan por la noche.

¿Cómo se hace el diagnóstico del dolor de cabeza en niños?

La Dra. Laura Cuesta indica que no existe ningún marcador biológico que nos permita decir cuánto y cómo le duele la cabeza. “La única herramienta de la que disponemos es realizar una detallada historia clínica y una exploración física y neurológica completa. Es obligatorio medir la tensión arterial a todo niño que consulta por dolor de cabeza, y sería recomendable realizar un fondo de ojo”

Hay que tener en cuenta, tal y como describe nuestra neuropediatra, que el dolor de cabeza en niños no conforma una patología por sí misma. Es un síntoma que puede formar parte de patologías como migrañas, cefaleas tensionales, sinusitis, meningitis, cuadros febriles, traumatismo craneoencefálico, depresión…

Diagnóstico y tratamiento

Una vez que se ha hecho el diagnóstico y se sabe que el niño tiene dolor de cabeza, lo primero que hay que hacer, en opinión de nuestra especialista, es tranquilizar a la familia y explicar a los padres que la mayoría de veces se trata de un cuadro benigno que se resuelve espontáneamente.

En cuanto al tratamiento del dolor de cabeza, se le puede facilitar una pauta de analgesia para administrar en caso de ser necesario. Según la Dra. Laura Cuesta, deberemos realizar un seguimiento del niño con dolor de cabeza y valorar la necesidad de realizar alguna prueba complementaria si se considera oportuno.

En la mayor parte de los casos, los niños con dolores de cabeza mejoran con analgesia habitual, como paracetamol, ibuprofeno y metamizol.

Pero hay que tener en cuenta que existen dolores de cabeza crónicos, dentro de los cuales se encuentran las migrañas en niños y las cefaleas tensionales, que pueden estar producidas por estrés, por falta de sueño, trastorno del estado de ánimo…

Laura Cuesta aclara que la presencia de estas cefaleas crónicas en niños no se debe a la falta de un tratamiento adecuado del dolor de cabeza, sino a una predisposición personal y/o familiar.

Ambiente de tranquilidad

Es importante recordar que cuando un niño tiene dolor de cabeza es necesario mantener un clima de tranquilidad en el hogar, ya que es bueno que el niño no perciba la angustia que pueden sentir los padres.

Al inicio del dolor de cabeza, podemos aconsejar al niño que se tumbe un rato y se relaje. Otra forma de tranquilizarle es con un baño relajante o poniendo una música suave y continua.

Es importante huir de las habitaciones ruidosas, con mucho calor o con luz directa. Un ambiente sosegado es la mejor forma de que el niño se sienta seguro y tranquilo. También es bueno que el niño cuente con herramientas no farmacológicas cuando note que le empieza a doler la cabeza. Algunas buenas opciones son los ejercicios de relajación, las técnicas de reducción del estrés y evitar las situaciones de tensión que pueden favorecer la aparición de las cefaleas  en el niño.

Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos