Tu salud

Ejercicio y hemodiálisis, ¿sabes cuáles son los más adecuados?

Las personas en hemodiálisis tienen que seguir una serie de recomendaciones a la hora de hacer deporte. Pueden hacer prácticamente todos los tipos de deporte aunque deben tomar algunas precauciones. Por ejemplo, si tienen una fístula en el brazo deben obviar los deportes en los que puedan recibir golpes en esa zona.

Tampoco son recomendables los deportes extremos porque pueden producir alteraciones de la presión arterial y de su respiración. Así, no es recomendable el crossfit, al ser muy agresivo.

Lo que sí que recomienda la Dra. Alicia García, especialista del Servicio de Nefrología del Hospital de Manises, es realizar deportes ligeros y moderados, y en el caso de que el paciente lleve catéter, hay que tenerlo en cuenta a la hora de practicar deportes en el agua, ya que es preferible optar por los que no se moje el catéter. Por eso, la natación no está recomendada para las personas que lleven catéter, aunque sí para las que tengan fístula. 

Como ejercicios más adecuados, la especialista recomienda el Pilates, el yoga y caminar, además de correr sin un rango de exigencia elevado y nadar si no tienen catéter. También pueden hacer tenis o pádel, pero se deben practicar con la precaución de no recibir un pelotazo en la zona.

Los beneficios de la actividad deportiva para los pacientes en diálisis son claros:

  • Mejora la supervivencia.
  • Disminuye las enfermedades que se van a padecer en el futuro.
  • Mejora la calidad de vida.
  • Mejora la capacidad cognitiva.
  • Mejora la calidad del sueño. 
  • Bienestar emocional. 

Según la especialista, hay evidencia de que la práctica habitual de ejercicio físico es muy beneficioso en los aspectos comentados. Por eso, se recomienda practicarlo de forma habitual y los días que no se hacen diálisis.

¿A qué hora hay que hacer deporte?

En verano y con altas temperaturas, es mejor hacer deporte a primera hora de la mañana o al caer el sol, mientras que en invierno se recomienda no hacerlo cuando las temperaturas sean muy bajas. 

El ejercicio físico se puede realizar el tiempo que la persona considere oportuno, aplicando siempre el sentido común cuando se planea una rutina de ejercicio. También hay que tener en cuenta la hidratación.

Hidratación 

La hidratación en el en el paciente en hemodiálisis tiene ciertas restricciones, ya que tiene disminuida la capacidad para orinar. Por eso, “si se produce una sudoración profusa durante el ejercicio, pueden hidratarse un poquito más, pero no es necesaria una hidratación importante como la que requieren las personas sin diálisis durante la actividad deportiva”, apunta nuestra especialista. De hecho, no recomienda tomar bebidas isotónicas, solo hay que hidratarse con agua. “Es importante anotar la cantidad de líquido que se ingiere durante la práctica deportiva”, apunta.  

No hay una pauta específica para una correcta hidratación durante el ejercicio deportivo. Lo normal es que se pueda aumentar ligeramente la cantidad de agua, pero en una cantidad muy ligera. 

¿Cuánto tiempo debe transcurrir desde que se hace deporte hasta la hemodiálisis? 

No hay ninguna recomendación absoluta sobre el tiempo que debe transcurrir desde que se hace deporte hasta que se hace la sesión de hemodiálisis, pero es preferible no hacer ejercicio físico justo antes de la hemodiálisis, porque se puede modificar la hemodinámica del paciente.  Ese día se recomienda un paseo ligero, con lo cual puede ir caminando a la unidad de diálisis.

Esta recomendación también sirve para después de la hemodiálisis, cuando también se debe optar por una actividad ligera. 

En general, en una persona que no conserva la diuresis y que ha perdido la capacidad para orinar, la recomendación es que cada día ingiera medio litro de agua, cantidad que se eleva entre uno y dos litros en las personas que tienen una función renal normal. 

Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos