Mujer

LACTANCIA MATERNA

Esta semana queremos hablar de un tema que preocupa a muchas parejas, de hecho esta propuesto por una futura mamá, es la lactancia materna. Contestaremos a sus preguntas de la forma más breve pero completa posible.

 

¿Porqué la leche materna es mejor a la leche de fórmula?

La leche materna es el mejor alimento para el bebe. Durante los 6 primeros meses cubre las necesidades nutricionales de forma exclusiva, posteriormente acompaña a la alimentación complementaria.

La leche materna contribuye al adecuado desarrollo físico y emocional del lactante y asegura el establecimiento del vínculo madre-hijo de forma que se desarrolla adecuadamente la relación de apego seguro con su madre. Todo ello necesario para el correcto desarrollo como persona independiente y segura.

Los beneficios de la lactancia frente a la alimentación con fórmula están sobradamente demostrados y avalados por numerosos estudios científicos.

Estos niños tienen menor riesgo de padecer numerosos problemas de salud y se ha demostrado un menor número de muertes súbitas de lactante entre los niños amamantados. La lactancia materna está asociada con menor riesgo de padecer infecciones gastrointestinales, respiratorias y urinarias. A largo plazo los niños no amamantados padecen con más frecuencia dermatitis atópica, alergia, asma, enfermedad celíaca, enfermedad inflamatoria intestinal, obesidad, Diabetes Mellitus, esclerosis múltiple y cáncer. Las niñas no amamantadas tienen mayor riesgo de cáncer de mama en la edad adulta.

Por otro lado, en las madres aumenta el riesgo de padecer hemorragia postparto, fractura de columna y de cadera en la edad postmenopáusica, cáncer de ovario, cáncer de útero, artritis reumatoide, enfermedad cardiovascular, hipertensión, ansiedad y depresión.

 

¿Cuándo puedo empezar a darle el pecho?

A partir de las 28 semanas de gestación ya se produce el calostro en las mamas, preparándose para la llegada del bebé. Este calostro es de color amarillento debido a que contiene una gran cantidad de proteínas e inmunoglobulinas, además de ser altamente calórico. Esta leche es ideal para los primeros días y se adapta perfectamente al tamaño del estómago del bebé que es pequeño y necesita cantidades más pequeñas de leche y tomas más frecuentes.

Con el paso de los días la leche se irá transformando a leche de transición y finalmente madura. La llamada “subida de la leche” suele sucederse entre las 48 y 96 horas tras el parto.

El inicio de la lactancia, independientemente del tipo de parto y si la salud de la madre y el bebé lo permiten, se debe iniciar dentro de los primeros minutos de vida del recién nacido. La matrona coloca al bebe sobre su madre y observa como se produce el agarre ayudando si es necesario.

Las rutinas que se realizan en el bebé al nacimiento, se pueden realizar sobre su madre. Si por circunstancias no es posible el contacto inmediato la matrona lo facilitará cuando el pediatra lo aconseje.

 

¿Cómo sé que esta tomando lo suficiente? ¿Cómo sé que tiene hambre?

Durante los días en el hospital lo habitual es que el lactante mame entre 8 a 12 tomas al día y las tomas suelen ser a intervalos irregulares. La lactancia debe ser a demanda y eso significa ofrecer el pecho cuando el bebé lo pida, sin contar el número de tomas ni el horario. Los bebés quieren mamar cuando hacen movimientos de chupeteo, bostezan, se llevan la mano a la boca o hacen sonidos de llamada, no es necesario esperar a que lloren. También es importante dejar que suelte espontáneamente el pecho independientemente del tiempo que lleve.

Al alta en casa sigue siendo conveniente ofrecer el pecho a demanda y que se produzca la primera visita al pediatra de tu centro de salud en los primeros días tras el alta. Si el bebé mama a menudo y realiza miciones y deposiciones a lo largo del día, es indicativo de que está tomando la leche que necesita. Si la madre tiene dolor o la sensación de que el bebé no toma suficiente es muy importante acudir a su matrona o pediatra para solucionar antes de recurrir a biberones o suplementos También es muy útil acudir a grupos de lactancia que ayudan con su experiencia y facilitan el inicio de la lactancia.

Los bebés necesitan agarrarse al pecho no sólo para comer sino para tranquilizarse, y esto también contribuye a poner en marcha las hormonas que intervienen en la producción de leche, de forma que cuantas más veces mame más cantidad de leche producen las mamas.

El agarre será supervisado por la matrona tras el parto, una buena técnica que evita la aparición de grietas y dolor.

 

¿Cómo me tengo que poner el bebé al pecho?

La posición correcta es mantener al bebé enfrentado a la madre, pegado “barriguita con barriguita” y la boca abierta recogiendo gran parte de la areola sobretodo la parte inferior donde el labio debe quedar evertido (hacia fuera) y las mejillas redondas o aplanadas no hundidas. La aparición de dolor es un signo de un mal agarre o mala postura. Si te ocurre esto la matrona o las enfermeras te ayudaran a corregir.

 

¿Qué alimentos debo evitar dando el pecho?

Aunque está comprobado que el aroma de los alimentos pasa a la leche y puede hacer cambiar su olor y su sabor, no hay ningún alimento prohibido durante la lactancia. Esos cambios de sabor que experimenta la leche materna ayudan al bebé a familiarizarse con diversos sabores, lo que le permitirá aceptar más fácilmente la alimentación complementaria. Sólo en el caso de observar de forma repetida que tras haber comido la madre un determinado alimento, el bebé muestra algún tipo de molestias (vómitos, diarreas, erupciones, malestar o rechazo de la leche), puede ser necesario evitar ese alimento en concreto.

Tampoco existen alimentos obligatorios durante la lactancia. Se recomienda una dieta sana y variada, como en cualquier otra época de la vida, y saciar el hambre, sin recurrir a un exceso de dulces o picoteo. El ejercicio físico suave, como un paseo de una hora al día, contribuirá a mejorar la salud de la madre y a la recuperación del peso previo al embarazo.

No se ha demostrado que algún alimento ayude a producir más leche. El mejor estímulo para tener una producción adecuada de leche es que el bebé mame a demanda sin restricciones.

La mayoría de los fármacos habituales son compatibles con la lactancia y en muy pocas ocasiones es necesario suspender la lactancia. Consulta siempre con tu pediatra o matrona si vas a tomar algún medicacmento.

 

¿Cuánto tiempo le puedo dar el pecho?

La Asociación Española de Pediatría (AEPED), la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Academia Americana de Pediatría (AAP) recomiendan la alimentación exclusiva al pecho durante los primeros 6 meses de vida del niño y continuar amamantando junto con otros alimentos que complementen la alimentación hasta los 2 años o más, mientras madre e hijo lo deseen.

 

Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos