Tu salud

Primeros síntomas de neumonía en adultos: ¿cómo saber si la tengo?

La neumonía causa entre 9.000 y 10.000 muertes al año en España y es una de las principales complicaciones de la infección por SARS-CoV-2, coronavirus causante de la COVID-19. De hecho, hasta la llegada del coronavirus, nunca se había hablado con tanta frecuencia de la neumonía en los medios de comunicación, si bien es una enfermedad mucho más frecuente de lo que se piensa.

En algunos casos, los primeros síntomas de neumonía en adultos pueden confundirse con los de otras enfermedades respiratorias. Es importante aprender a identificarlos y consultar cuanto antes con el médico para poder tratar la infección de manera precoz. A continuación te contamos qué es la neumonía, cuáles son los primeros síntomas de neumonía en adultos y cómo puede tratarse. 

¿Qué es la neumonía?

La neumonía es una infección respiratoria aguda que afecta a los pulmones y que está causada por distintos gérmenes, como bacterias, virus y hongos. La neumonía puede estar causada por bacterias, virus y hongos. El principal agente causante de neumonía en todo el mundo es una bacteria denominada streptococcus pneumoniae o neumococo.

Se denomina neumonía adquirida en la comunidad a la que se desarrolla por gérmenes adquiridos fuera del entorno hospitalario, mientras que se habla de neumonía nosocomial a la que se adquiere en el hospital

Algunos de los primeros síntomas de neumonía que pueden ser identificados son:

  • Fiebre con escalofríos y afección del estado general.
  • Tos.
  • Expectoración habitualmente purulenta.
  • Dolor torácico e intercostal.
  • Dificultad para respirar
  • Hemoptisis (expulsión de sangre con la tos).
  • Diarrea, dolores articulares y musculares (las neumonías llamadas atípicas).

primeros síntomas de neumonía

La mejor manera de prevenir la aparición de los primeros síntomas de neumonía es llevando un estilo de vida saludable que mantenga en forma nuestro sistema inmune. Algunas de las medidas que pueden ayudar protegernos son:

  • Evitar el tabaco.
  • Reducir el consumo de alcohol.
  • Cuidar la higiene dental.
  • Lavarse las manos con frecuencia

¿Qué causa la neumonía?

La mayoría de las neumonías están producidas por gérmenes que llegan hasta los alvéolos y los bronquiolos terminales a través de las vías aéreas, formando parte de aerosoles inhalados o, más frecuentemente, contenido en las secreciones orofaríngeas aspiradas.  

La inhalación es la forma más frecuente de alcanzar el tracto respiratorio para los virus, microorganismos atípicos (Mycoplasma pneumoniae, Chlamydia pneumoniae, Coxiella burnetti), hongos y micobacterias. Para el resto de los microorganismos, el mecanismo habitual es la colonización de la vía aérea superior y posterior aspiración de secreciones contaminadas.

La neumonía por hongos puede estar causada por Pneumocystis jiroveci y afecta a pacientes inmunodeprimidos, mientras que el virus sincitial respiratorio, el virus influenza A y B, el parainfluenza 1,2 y 3 y los adenovirus son responsables de la mayoría de neumonías víricas y son más frecuentes en niños y meses invernales en forma de epidemias. 

¿Cómo se diagnostica la neumonía?

Para el diagnóstico de la neumonía se precisa un cuadro clínico compatible con los primeros síntomas de neumonía y una radiografía de tórax que demuestre la existencia de infiltrados pulmonares. Los análisis de sangre bioquímicos y hematológicos, así como la pulsioximetría o la gasometría arterial, supone una ayuda para establecer la gravedad y la necesidad o no de hospitalización. 

primeros síntomas de neumonía

Para conocer la causa de la neumonía se pueden hacer pruebas complementarias como el gram y el cultivo de esputo, los hemocultivos o el cultivo de líquido pleural. También se pueden determinar en orina determinados antígenos de las bacterias que con mayor frecuencia originan la neumonía en nuestro medio (como son el neumococo y la legionella pneumophila) y hacer estudios serológicos para determinar la presencia de anticuerpos frente a algunos microorganismos. 

¿Quiénes tienen más riesgo de desarrollar neumonía?

Es más frecuente que los primeros síntomas de neumonía aparezcan en los niños pequeños y en los mayores de 65 años. Asimismo, tienen un mayor riesgo de desarrollar neumonía las personas con enfermedades crónicas respiratorias, como asma, enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o fibrosis pulmonar. También aquellas con patologías crónicas como la diabetes, enfermedades cardiovasculares o hepáticas. El consumo de tabaco y alcohol también aumenta el riesgo de desarrollar neumonía. 

Tratamiento de la neumonía

La mayoría de las neumonías son de origen bacteriano y se tratan con antibióticos. En el caso de que estén causadas por virus, se utilizarán fármacos antivirales. Cuando se trata de una neumonía grave puede ser necesaria la administración de oxígeno o incluso la ventilación mecánica. Asimismo, el tratamiento de la neumonía se puede complementar con medicamentos para controlar la fiebre, aliviar la tos o reducir el malestar físico, como los analgésicos. 

¿Cuándo hay que consultar con el médico?

Se debe consultar con el médico ante primeros síntomas de neumonía tales como dificultad para respirar, dolor torácico, tos persistente o purulenta, y fiebre con escalofríos. También deben hacerlo todas las personas que se encuentran en grupos de riesgo en los que es más frecuente esta enfermedad. Casos como los niños, los mayores de 65 años y las personas que sufren alguna enfermedad que debilita su sistema inmune o su capacidad respiratoria, como los que tienen EPOC.

¿Hay vacunas contra la neumonía?

Existen dos tipos de vacunas antineumocócicas: la polisacárida y la conjugada. La vacuna conjugada es la que ha resultado más eficaz. Asimismo, la vacuna de la gripe ayuda a reducir el riesgo de desarrollar neumonía.

primeros síntomas de neumonía

Todas las personas que pertenezcan a grupos de riesgo deben vacunarse frente a la gripe. Casos como los enfermos crónicos, los mayores de 65 años o aquellos que tienen profesiones en las que hay un contacto constante con personas de riesgo. Además, aquellos pacientes con enfermedades crónicas, inmunodeprimidos y mayores de 65 años también deben hacerlo frente al neumococo. 

Ante cualquier duda, consulta con tu médico sobre la conveniencia de vacunarte y las medidas higiénicas que debes tomar para evitar esta infección pulmonar.

¿Se puede confundir la neumonía con la COVID-19?

La principal dificultad en el diagnóstico de la neumonía bacteriana habitual y la COVID-19 radica en que tienen síntomas comunes. Entre los primeros síntomas de neumonía típica más frecuentes incluyen tos purulenta, fiebre, dolor torácico e intercostal, dificultad para respirar y cansancio. En el caso de la COVID-19, los síntomas son más diversos e incluyen fiebre, tos seca, fatiga, dificultad para respirar. Además, la COVID-19 puede presentar otros síntomas como dolor muscular, trastornos gastrointestinales, cefaleas, pérdida del sentido del olfato o el gusto, y erupciones cutáneas. 

En todo caso, es importante tener en cuenta que la neumonía es una de las complicaciones más frecuentes de la COVID-19. Por ello, ante los primeros síntomas de neumonía es importante que consultes con el médico para que realice un diagnóstico diferencial. Es decir, que estudie los síntomas comunes y determine la causa de la infección realizando las pruebas necesarias.

¿Te ha parecido interesante esta entrada sobre los primeros síntomas de neumonía? Si es así, no dudes en echarle un vistazo a nuestro blog o suscribirte a nuestra newsletter para no perderte nuestros mejores consejos.

Recuerda que también puedes seguirnos en nuestras redes, como Facebook, Twitter, Instagram o Youtube.

Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos