Logo Manises departamento de salud
Preguntas Frecuentes
RSC
Contacta con el Hospital

Habla con nosotros

¿Quieres que el Hospital sea tu centro?

Se acerca la gripe: ¿Cómo identificar un cuadro catarral en niños?

Cuadro catarral

La llegada de la temporada de gripe conlleva la preocupación de los padres por la salud de sus hijos. Entre los diversos males respiratorios que pueden afectar a los más pequeños, el cuadro catarral emerge como uno de los protagonistas frecuentes. Identificar los síntomas de este cuadro en los niños se convierte en una tarea esencial para proporcionar el cuidado adecuado y tomar medidas preventivas a tiempo.

La tos es muy frecuente en niños sanos. Los niños menores de 5 años pueden tener cuatro o cinco infecciones de vías respiratorias superiores con tos cada año. Estas infecciones son habitualmente resfriados comunes. Cada resfriado con tos dura un promedio de 6 días pero puede durar hasta 2 semanas.

¿Qué es un cuadro catarral y cómo identificarlo? Nuestros especialistas del Hospital de Manises, entran en detalle.

¿Qué es un cuadro catarral? Claves para afrontar la tos catarral en niños 

Un cuadro catarral se refiere a un conjunto de síntomas que afectan principalmente las vías respiratorias superiores, como la nariz, la garganta y los bronquios. Esta condición generalmente es causada por una inflamación de las membranas mucosas debido a una infección viral, como el resfriado común o la gripe.

Los síntomas característicos de un cuadro catarral incluyen congestión nasal, secreción nasal, estornudos, dolor de garganta, tos y, en algunos casos, fiebre. Estos síntomas son parte de la respuesta natural del sistema inmunológico a la presencia de un virus, y buscan eliminar la infección del cuerpo.

Dentro de los cuadros catarrales encontramos como síntoma principal la tos, que se trata de un mecanismo de defensa del aparato respiratorio, destinado a eliminar secreciones y cuerpos extraños para mantener la vía área limpia y abierta.

Conviene recordar unos aspectos importantes que nos ayudarán a enfrentar los cuadros de tos en contexto catarral de la población infantil. Decálogo de la tos (AEPap)

  1. La causa más frecuente de la tos aguda son las infecciones de las vías respiratorias superiores (los catarros). Los catarros son producidos por centenares de virus diferentes. Se resuelven sin medicación en una o dos semanas.
  2. La tos aguda NO debe tratarse con calmantes, expectorantes, mucolíticos, antihistamínicos ni descongestivos nasales, especialmente en menores de 6 años. En niños no está demostrado que esos medicamentos sean eficaces para el tratamiento de la tos y los posibles riesgos superan los beneficios. Si se usan siempre ha de ser bajo prescripción y control médico.
  3. Si eliminamos la tos habrá más retención de mucosidad, peor oxigenación y más obstrucción de la vía aérea. También habrá más riesgo de otitis y neumonía.
  4. Los antibióticos no son eficaces en el tratamiento de los catarros y están contraindicados, salvo que existan complicaciones.
  5. Es muy importante que el niño con catarro esté bien hidratado. Hay que ofrecerle líquidos con frecuencia.
  6. Se recomienda hacer lavados nasales y humidificar el ambiente.
  7. Hay que evitar al máximo la exposición al humo del tabaco. NO se debe fumar en casa.
  8. Medidas sencillas como el lavado de manos disminuye el riesgo de contagio, hay que fomentar hábitos de higiene en los niños.

Cuadro catarral: Síntomas

Como veníamos comentando, el cuadro catarral se refiere a un conjunto de síntomas relacionados con una inflamación de las mucosas de las vías respiratorias, generalmente causada por infecciones virales como el resfriado común o la gripe. Los síntomas del cuadro catarral pueden variar en intensidad y duración, pero comúnmente incluyen:

  1. Congestión nasal: Inflamación de las membranas mucosas en la nariz, lo que puede dificultar la respiración por la nariz.
  2. Secreción nasal: Aumento de la producción de mucosidad, que puede ser acuosa o más espesa y mucosa.
  3. Estornudos: Pueden ser frecuentes debido a la irritación de la mucosa nasal.
  4. Dolor de garganta: Irritación o dolor en la garganta, a menudo asociado con la inflamación de las membranas mucosas.
  5. Tos: Puede ser seca o productiva, con la presencia de mucosidad. La tos es un mecanismo de defensa para limpiar las vías respiratorias.
  6. Malestar general: Sensación de cansancio, debilidad y fatiga.
  7. Dolor de cabeza: Puede ser causado por la congestión nasal y la presión en los senos paranasales.
  8. Fiebre: En algunos casos, puede haber un aumento de la temperatura corporal como respuesta del sistema inmunológico a la infección.

Cuadro catarral

Es importante señalar que estos síntomas son comunes en diversas enfermedades respiratorias, por lo que no son específicos del cuadro catarral. Además, la gravedad de los síntomas puede variar según la persona y la causa subyacente de la infección. En casos de fiebre alta, dificultad para respirar u otros síntomas graves, se recomienda buscar atención médica.

¿Cuándo es conveniente acudir al pediatra por un cuadro catarral?

Cuando se trata de niños, es común que, al detectar algún malestar, la primera reacción sea consultar al pediatra. Como es evidente, hay situaciones en las que es esencial que el niño sea evaluado por un médico. Esto se vuelve especialmente necesario ante la presencia de los siguientes síntomas:

  • Aparece dificultad para respirar (se marcan las costillas, se hunde el esternón, se oyen pitos cuando respira, respira muy rápido, agitado…).
  • Fiebre que dura más de tres días.
  • Asocia dolor de oídos o supuración.

Gripe en bebes: Síntomas y cómo tratarla 

Por último, y muy relacionado con el cuadro catarral, la gripe en bebés también es una de las protagonistas del invierno. 

Por su parte, los síntomas de la gripe en bebés son fiebre, cuadro catarral, dolor de cabeza, dolor abdominal, dolor muscular y de articulaciones.

Las recomendaciones que habremos de seguir ante una gripe en bebés serán muy similares a las de un cuadro catarral:

  1. Reposo en domicilio. Beber abundantes líquidos.
  2. Fomentar hábitos de higiene: lavarse las manos con frecuencia. Al estornudar taparse con un pañuelo o con el codo.
  3. Los antibióticos no son eficaces ni curar ni acortan la enfermedad, se trata de un cuadro vírico.

Remedios naturales para curar la gripe en bebés

Es crucial recordar que los bebés menores de 6 meses tienen un sistema inmunológico inmaduro, y si presentan síntomas de gripe, se recomienda buscar la orientación de un pediatra antes de administrar cualquier remedio natural.

Desde el Hospital de Manises te acercamos algunas medidas generales que pueden ayudar a aliviar los síntomas leves de la gripe en bebés mayores de 6 meses:

  • Hidratación: Asegúrate de que el bebé esté bien hidratado. La leche materna o la fórmula son esenciales para mantener la hidratación.
  • Agua salina para la nariz: Utiliza solución salina para limpiar las fosas nasales del bebé y aliviar la congestión nasal. Puedes comprar solución salina en una farmacia o hacerla en casa.
  • Baño de vapor: Lleva al bebé al baño y permite que respire el vapor. Asegúrate de que el agua no esté demasiado caliente y que siempre estés supervisando al bebé.
  • Miel (para bebés mayores de 1 año): Se ha sugerido que la miel puede ser beneficiosa para aliviar la tos. Añade una pequeña cantidad a la leche tibia o al agua.
  • Probióticos: Los probióticos pueden ser útiles para fortalecer el sistema inmunológico. Consulta con el pediatra para determinar la dosis adecuada.
  • Aceite de eucalipto en el humidificador: Algunas gotas de aceite de eucalipto en un humidificador pueden ayudar a descongestionar las vías respiratorias. Asegúrate de que el aceite de eucalipto sea seguro para bebés y sigue las indicaciones de dilución.

Hay que vigilar y consultar al Pediatra si:

  • Aparece dificultad para respirar (se marcan las costillas, se hunde el esternón, se oyen pitos cuando respira, respira muy rápido, agitado…)
  • Si presenta mal estado general
  • Los niños de riesgo (cardiópatas, inmunodeficiencias, enfermedad respiratoria crónica, enfermedad metabólica, inflamatoria…) deberían vacunarse contra la gripe.