Evitar la deshidratación, clave para los pacientes en tratamiento oncológico durante el verano

El Hospital de Manises organiza mañana un encuentro con especialistas donde se darán a conocer las principales pautas nutricionales para pacientes con cáncer, especialmente en los meses más calurosos. El café en pacientes con mucositis y el alcohol se desaconsejan, mientras que es necesario consumir líquidos en pequeñas cantidades y con frecuencia. El té destaca por sus propiedades antioxidantes. Frutas, como la sandía o el melón, muy habituales en los meses de verano, también son muy beneficiosas para mejorar la hidratación de los pacientes.

En verano la deshidratación es uno de los principales peligros para aquellas personas que se están sometiendo a un tratamiento oncológico. “Uno de los efectos secundarios de la quimioterapia es que reseca la piel y las mucosas, sensación que se agrava con el calor, por lo que hay que evitar todas aquellas sustancias que potencien la deshidratación”, explica Marc Garcia Bertrán, dietista-nutricionista del Hospital de Manises.

Por ello, los especialistas desaconsejan el alcohol y el café, este último, porque afecta al estómago y debe evitarse en personas con situaciones que causen irritaciones digestivas como la mucositis o la diarrea. Otro consejo para evitar la deshidratación por calor es consumir líquidos en pequeñas cantidades y con frecuencia. “Es mejor consumir líquido de manera constante y a pequeños sorbos para que la absorción sea óptima y no genere rechazo”, recomienda Marc García Bertrán. Bebidas refrescantes con propiedades antioxidantes como el té también son recomendables.

Sandía y melón, refrescantes e hidratantes

Llevar una alimentación rica en frutas y verduras, hortalizas, cereales integrales, frutos secos, semillas y legumbres, incluyendo carne de ave, huevo y pescado como fuentes de proteína animal son recomendaciones dietéticas generales para cualquier tipo de paciente oncológico. Incorporar también frutas y verduras de temporada también puede ser un aliado clave para este tipo de pacientes.

La sandía, el melón y las ciruelas hacen acto de presencia durante las fechas estivales como frutas altamente hidratantes. “Además, la sandía es rica en licopeno, una sustancia fitoquímica que protege frente al cáncer, las ciruelas son ricas en polifenoles que también tiene efecto protector y el melón es rico en vitamina A” explica el nutricionista. Otras frutas a destacar son el níspero y el albaricoque, ambas repletas de elementos antioxidantes, como por ejemplo carotenoides.

La alimentación, factor preventivo

La calidad de vida de un paciente puede mejorar considerablemente si sigue unas pautas adecuadas en su dieta. De esta forma, una correcta alimentación siempre ayuda a prevenir, o en su defecto a mejorar, las deficiencias nutricionales. Además contribuye a preservar la masa muscular y peso corporal, por lo que el paciente se sentirá más sano.

Por tanto, la alimentación es un aspecto capital incorporado al tratamiento del cáncer, que no solo alarga la supervivencia a largo plazo, sino que también logra suavizar los efectos secundarios del tratamiento oncológico, como puedan ser la mucositis, la diarrea, el estreñimiento, náuseas o la misma pérdida de apetito.

Todos estos consejos y pautas nutricionales serán abordados en la última de las charlas organizadas por el Hospital de Manises en el ciclo de conferencias de la Agenda Neo para pacientes oncológicos. Un conjunto de actividades enfocadas a pacientes y familiares que están siguiendo un tratamiento de este tipo. La conferencia es de libre acceso y será impartida en el Salón de Actos del Hospital de Manises por el nutricionista Marc García Bertrán el martes a las 10 horas.

Eventos relacionados

Oncología de Alta resolución en el Hospital de Manises

Saber más

Contacta con nuestros especialistas del Área de Oncología de Alta resolución

Contactar