Entrevista a Raúl Cánovas, cirujano general, especialista en cirugía bariátrica, del Hospital de Manises

Cuando todo falla, acceder a una cirugía bariátrica o de reducción de estómago supone para muchos pacientes el último recurso hacia una nueva vida sin las limitaciones que les imponen esos quilos de más. Sin embargo el éxito depende en muchos casos de la rapidez en la atención, para evitar desmotivaciones, y de un enfoque integral que trate de forma personalizada el problema. El Hospital de Manises ha puesto en marcha una Unidad de Obesidad y Cirugía Bariátrica especializada en esta patología con técnicas seguras y espera media de tan sólo tres meses para la intervención.

Para conocer en detalle las técnicas de cirugia bariátrica y reducción de estómago, puedes ampliar informacion en nuestra sección especializada, aquí.

¿Cuáles son los requisitos para acceder a la Unidad de Obesidad y ser candidato a cirugía bariátrica?

Tener un índice de masa corporal por encima de 40, o mayor a 35 acompañado de diabetes, hipertensión o apnea son algunos de los requisitos para ser candidato a una cirugía de la obesidad en un hospital público. Esta intervención está dirigida a personas con elevado índice de masa corporal, a aquellos otros que además tienen factores de riesgo asociados y que en cualquier caso están estancados en peso ya que no son capaces de reducir kilos con ejercicio o dieta.

¿Por qué es tan importante atacar el problema de la obesidad con rapidez?

Por dos motivos fundamentales. En primer lugar porque la obesidad no es un problema estético, sino que tiene consecuencias en la salud de la persona que la padece. Y en segundo lugar, porque cuando el paciente es consciente y está motivado a solucionar el problema, tener que esperar demasiado tiempo puede ser muy desmotivante y desanimarle a este cambio de vida.

¿Cuál es el plazo de espera para acceder a una intervención contra la obesidad?

Tras los pertinentes estudios y pruebas que nos permiten determinar que una persona es un buen candidato a una cirugía de este tipo, el paciente tan sólo tendrá que esperar una media de tres meses para ser intervenido en el Hospital de Manises. Es cierto que se trata de un periodo récord para un hospital público, ya que la media de espera habitual es de más de un año en otros centros públicos. Nosotros logramos esta agilidad gracias al trabajo del equipo multidisciplinar de la Unidad, a los protocolos y circuitos y a las técnicas empleadas, muy seguras y mínimamente invasivas. Además, a esto hay que añadir la seguridad que para el paciente supone estar atendido en un hospital público con una trayectoria en cirugía bariátrica ampliamente contrastada.

Pero la cirugía es sólo el inicio del cambio. El paciente debe cambiar hábitos, hacer ejercicio y ser consciente de su nueva vida. ¿Qué trabajo realizáis en este sentido en la Unidad?

El papel del equipo de profesionales de la Unidad es fundamental. Está conformada por endocrinos, nutricionistas, psicólogos, digestivos y cirujanos, que estudian al paciente para determinar cuál es la respuesta óptima a su situación y teniéndola en cuenta aportan una solución adecuada. El seguimiento tras la cirugía también es intenso. Se asesora al paciente de forma personalizada para confirmar que está siguiendo bien las indicaciones nutricionales y tiene hábitos saludables.

¿Es cierto que tratando la obesidad mejoran otras enfermedades como diabetes o hipertensión?

Efectivamente, la obesidad es un factor que causa enfermedades de riesgo cardiovascular y es la primera causa de complicaciones en la salud. Por tanto, el objetivo que se persigue, como decía, no es estético, sino que estamos hablando en todo momento de salud. También es importante el cambio a nivel psicológico que obtienen los pacientes. Para muchos de ellos es un cambio total. Mejoran en su autoestima y en todos los aspectos de su vida. Por eso es tan importante que el paciente lo entienda también como un cambio de hábitos.

¿Qué protocolo se activa una vez que el paciente entra en la Unidad de Obesidad?

A partir de la entrada en la Unidad de obesidad realizamos un estudio completo del paciente para determinar si es candidato y puede acceder a esta cirugía. Para ello un equipo de especialistas estudiará su caso y determinará el tratamiento a seguir y si procede la intervención y la técnica quirúrgica más adecuada a su caso.

¿Cómo acceder a la Unidad?

Los pacientes que crean que pueden ser candidatos deben dirigirse al endocrino o a su médico de cabecera para que le remita al especialista en endocrinología. Gracias a la libertad de elección de centro que tienen los valencianos de acuerdo con el Decreto de libre elección aprobado en mayo por la conselleria, podrán acceder a la Unidad de Obesidad del Hospital de Manises, donde se estudiará su caso.

¿Cuántas intervenciones realizáis cada año?

Cada año se realizan cerca de 200 intervenciones de cirugía bariátrica, un número bastante elevado tratándose de un hospital público. Gracias a la optimización de tiempos, el Hospital de Manises es uno de los centros públicos valencianos que más pacientes de obesidad opera con tasas de satisfacción muy elevadas, pues los pacientes nos valoran con puntuaciones sobresalientes de 9,1 puntos sobre 10.
“Con una espera media para intervención de sólo tres meses, el Hospital de Manises es uno de los centros públicos valencianos que más pacientes opera de obesidad”

TÉCNICAS SEGURAS

Una de las garantías que ofrece el Hospital de Manises para el paciente es la utilización de técnicas contrastadas desde el punto de vista quirúrgico y de evidencia científica. “Existen varias técnicas en el tratamiento quirurgico para la obesidad mórbida; en nuestra unidad aplicamos, generalmente, dos tipos de técnicas por su demostrada eficacia: el bypass gástrico (es el gold estándar en la cirugia de la obesidad) y también la gastrectomia vertical o sleeve gástrico”, explica el doctor Raúl Cánovas, ambas por laparoscopia. El uso de una u otra técnica depende del perfil del paciente.
“Ambas técnicas se realizan por vía laparoscópica, de manera mínimamente invasiva, con lo que las molestias para el paciente son menores y la recuperación es más rápida”, explica el cirujano.

Eventos relacionados