Embarazo

¡Cuidado, no todas las infusiones son seguras en el embarazo!

¿Puedo tomar café en el embarazo? Esta es una de las preguntas que más se oye a una embarazada en sus primeras revisiones. Aunque hacen falta más datos científicos para adoptar una postura concluyente, la Dra. Cecilia Parrell, del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital de Manises, señala que las dosis de cafeína iguales o inferiores a los 200 mg son seguras.

La cafeína es la sustancia psicoactiva más utilizada en el mundo. La encontramos en una amplia gama de bebidas y alimentos, pero sobre todo en el café, en el té, en las bebidas de cola o “energéticas”, en el chocolate y en algunos medicamentos. Por eso, dejar el café en el embarazo para pasarse a las infusiones no es la solución.

Las infusiones, según detalla nuestra ginecóloga, contienen sustancias potencialmente farmacológicas sobre cuya seguridad tenemos pocos datos. La percepción de inocuidad de estos productos puede hacer que se tomen en altas cantidades, potenciándose sus posibles efectos adversos.

Entre las infusiones que se recomienda evitar en el embarazo, la Dra. Parrell destaca el poleo menta, ya que contiene un monoterpeno, que se ha relacionado con abortos y con propiedades tóxicas a nivel de hígado y riñones que puede causar malformaciones en el feto.

También se deben evitar las infusiones que lleven salvia y perejil, ya que podemos considerarlas infusiones abortivas. “La salvia contiene una sustancia tóxica llamada tujona relacionada con el aumento de la presión arterial y los abortos. El perejil también está relacionado con los abortos espontáneos”.

A esta lista hay que añadir otras infusiones que no se deben consumir en el embarazo:

  • Aloe vera.
  • Diente de león.
  • Artemisa.
  • Caléndula.
  • Ginseng.
  • Consuelda.
  • Ajenjo (que pueden pasar a la leche y son tóxicas para el bebé).
  • Eucalipto y Gingko biloba (ambas pueden pasar también a la leche materna).

Por el contrario, entre las infusiones seguras durante el embarazo se encontrarían:

  • La infusión de tomillo, por su capacidad para aliviar la congestión nasal, lo que la hace muy recomendada cuando la mujer tiene gripe o sinusitis y no puede medicarse.
  • Infusiones de hojas de menta y de jengibre para evitar las náuseas durante el primer trimestre del embarazo y para calmar el malestar estomacal.
  • La hierbabuena está recomendada para eliminar de forma natural molestias frecuentes como el dolor de cabeza.
  • Las de flor de azahar, pasiflora y melisa pueden ser relajantes y ayudan a conciliar el sueño.
  • La manzanilla, tomada en cantidades bajas y eventualmente, puede también ayudar a relajarse y dormir mejor.

Además, recuerda que en nuestro blog puedes encontrar más información acerca de la nutrición durante el embarazo.

 

maternidad hospital manises

Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos