Enfermedad inflamatoria intestinal

Calprotectina fecal, ¿por qué es necesaria?

La calprotectina fecal es un marcador selectivo que indica inflamación en el intestino delgado y en el colon. La Dra. Nuria Maroto, del Servicio de Digestivo de nuestro hospital, explica que no es un marcador específico para enfermedad de Crohn y colitis, ya que se puede utilizar en otras patologías, como colitis infecciosas o alteraciones digestivas asociadas al uso de antiinflamatorios (AINES).

Este biomarcador sirve para evaluar de forma no invasiva el grado de inflamación en la mucosa intestinal. Es una proteína que se encuentra en las células inflamatorias y permanece estable en las muestras de heces durante unos 7 días a temperatura ambiente. Además, se puede analizar de forma fiable en una muestra de menos de 5 gramos. Por eso, no es una prueba incómoda para el paciente, “porque sólo debe recoger muestra fecal, preferiblemente la de primera hora de la mañana”, detalla la Dra. Nuria Maroto.

Tras recogerla, se puede conservar a una temperatura no superior de 25º, entre 2 o 3 días. Si no se dan estas condiciones, el resultado de la prueba podría verse afectado, por lo que es mejor que se recoja una nueva muestra.

 

Indicaciones

Según nuestra especialista, el momento de determinar la calprotectina fecal varía en función de muchos factores. Es el médico responsable del paciente quien tiene que indicar cuándo debe llevarse a cabo. En general, es una prueba que se suele pedir periódicamente a los enfermos.

La determinación de la calprotectina fecal puede reducir un 67% el número endoscopias en adultos. Además, con el análisis de dicho biomarcador en pacientes con enfermedad inflamatoria intestinal o colon irritable se pueden evitar las pruebas de imagen.

Se trata de una prueba de utilidad para personas que ya han sido diagnosticadas de enfermedad inflamatoria intestinal. Si en el seguimiento de estos pacientes se observa que los niveles calprotectina fecal son bajos, esto significa que se está controlando la inflamación con la pauta terapéutica propuesta. Si por el contrario, los niveles de dicho biomarcador van en aumento, pueden ser un indicio de que el paciente tiene un brote, lo que le puede ayudar al especialista a modificar el tratamiento para conseguir una reducción de dicha inflamación.

Publicaciones similares

Deja un comentario