Maternidad

Cómo hacer frente a las piernas hinchadas durante el embarazo

Una de las cosas que más preocupan a las embarazadas en los últimos meses de la gestación es que se les hinchan las piernas. Por eso, el Dr. Guillermo Gallagher Cobos, del Servicio de Ginecología de nuestro hospital, les ofrece una serie de recomendaciones a tener en cuenta para reducir la hinchazón de las piernas. “Cuando se esté en casa o después de haber andado mucho tiempo, es importante poner las piernas por encima del nivel de corazón. Si tienes que estar mucho sentada por temas laborales y no puedes poner las piernas en alto, se pueden hacer ejercicios estáticos, es decir, mover los pies de un lado a otro”.

También se recomienda andar durante el embarazo, ya que favorece el retorno venoso, ayuda a mantener un buen estado físico en relación al peso y favorece el estado físico a la hora del parto.

Las mujeres que tienen problemas de circulación deben saber que el embarazo los agrava, por lo que es aconsejable que utilicen medias de compresión.

Las embarazas con más riesgo de padecer este problema son las que tienen un índice de masa corporal mayor de 30, las hipertensas o aquellas que han debutado con presión arterial alta en el embarazo, y las que ya tienen problemas vasculares.

La razón por la que se hinchan los pies es porque el útero se encuentra gravídico y dificulta el retorno venoso. “Conforme va progresando el embarazo y aumenta de tamaño el útero, éste comienza a ejercer una presión en la vena cava inferior que dificulta el retorno venoso de las extremidades inferiores”, explica nuestro ginecólogo.

Beber mucha o poca agua es indiferente para que aumente la hinchazón de las piernas o brazos. Es más, en el periodo estival se recomienda que las embarazas aumenten la frecuencia y cantidad de hidratación para evitar hipotensiones ortoestáticas, que son frecuentes en el embarazo.

Nuestro especialista indica que los masajes drenantes ayudan a las embarazados con problemas de circulación, ya que la estimulan y mejoran el retorno venoso.

El principal problema de los pies hinchados es la dificultad para la movilización por molestias que producen las piernas edematizadas. Esto hace que las gestantes se cansen más y antes a la hora de realizar ejercicios o cualquier actividad rutinaria. Por eso, a la hora del parto se recomienda no tener estos edemas, puesto que la embarazada estará más incomoda y menos ágil durante el alumbramiento.

Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos