Niños

Consejos para padres durante el periodo de adaptación escolar.

Al comenzar la etapa escolar no sólo vuestro hijo debe adaptarse a la situación, sino que los padres también pasáis por un período de adaptación en el que debéis tener en cuenta que vuestros temores, expectativas, ansiedad e inseguridad en el paso que supone llevar al niño a la escuela, así como vuestro grado de confianza en las posibilidades del niño y de la escuela. Todo ello es transmitido y captado por el niño. No es cuestión de “esforzarse”, ni de “engañarnos” a nosotros mismos o al niño, sino de resolver la situación.

De ahí la importancia de la seguridad que ofrezca la escuela, de la confianza que tengan los padres en las educadoras con las que van a estar sus hijos, así como del estrecho contacto que debe existir entre el equipo educativo y la familia en todo momento.

Durante este período de adaptación podemos encontrar varias formas de afrontamiento ante la situación:

  • Niños que lloran, es la manifestación más generalizada
  • Niños desesperados
  • Niños aferrados a algún objeto
  • Niños resignados. No debemos confundirlos con niños adaptados, éstos participan en las actividades del aula con resignación, creen que no les queda otra opción, mientras que en casa se comportan de forma agresiva

 

Hay niños que, desde el punto de vista somático, pueden llegar a sufrir alteraciones del sueño, alimentación, vómitos… Otros pueden sentir ansiedad ante la separación, abandono, miedo, celos de los hermanos, o incluso comportamientos agresivos, tanto en casa como en la escuela. Estas manifestaciones son completamente normales durante el período de adaptación, lo importante es que entre todos logremos superarlo.

Basándonos en lo dicho podemos daros algunos consejos para lograr que el período de adaptación de vuestro hijo sea lo más satisfactorio posible:

  • No actuéis con inseguridad, duda o culpabilidad.
  • Durante el período de adaptación intentar llevarlo y recogerlo vosotros de la escuela, siempre que os sea posible.
  • Evitar el “chantaje afectivo” del tipo “no llores que si no mamá se va triste”, o la mentira “mamá viene ahora”.
  • Dadle pistas temporales que ellos entiendan para que sepan en qué momento volveréis a recogerle: “mamá vendrá después de comer”.
  • No alarguéis la despedida al dejarlo en la escuela, lo mejor es decir adiós y darle un beso que le transmita seguridad.
  • Cuando lo recojáis evitad frases como “Pobrecito, ¿qué te hemos dejado solito?”
  • No es un buen momento para introducir cambios en la vida del niño como cambiarle de habitación, quitarle los pañales… Lo mejor será esperar a que supere el proceso de adaptación para introducir esos cambios.

Puede que el niño en el reencuentro con los padres llore o muestre indiferencia, pero estas manifestaciones son normales y no deben preocuparnos; a veces el niño también experimenta sentimientos ambivalentes, contradictorios.

Esperamos que esta información os sirva de ayuda para poder superar la angustia que supone dejar a vuestro hijo en la Escuela Infantil, así como para que comprendáis que cada niño tiene un ritmo de adaptación personal que hay que respetar.

Por ello, si el niño manifiesta rechazo a la Escuela con lloros, rabietas, no comiendo, aislándose, etc…, debéis recordar que éstas son manifestaciones normales durante el período de adaptación y que si somos capaces de verlo de forma natural, sin angustias ni de los padres ni de los profesores, estaremos ayudando al niño en la resolución de este proceso que es el período de adaptación.

Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos