Niños

Control de esfínteres – Guía completa para padres

Sabemos lo importante que es esta etapa en el desarrollo de cualquier niño, por eso, desde el Hospital de Manises, hemos querido hacer una guía para resolver todas las dudas que puedan surgir en relación al control de esfínteres de los más pequeños de la casa. ¡Allá vamos!

¿Cómo se tiene que llevar a cabo el control de esfínteres en los niños?

El control de esfínteres supone el paso de un comportamiento reflejo automático a una conducta voluntaria y controlada. Por eso, es importante acompañar a los más pequeños de la casa en este proceso. La Dra. Laura Cuesta, del Servicio de Pediatría del Hospital de Manises, explica que para lograr el control de esfínteres debemos ser pacientes y perseverantes. Debemos crear un ambiente relajado, tranquilo y comprensivo para que el niño se vaya adaptando

control de esfínteres

Nuestra especialista propone empezar el programa de entrenamiento de control de esfínteres quitándole el pañal, y sentándolo de forma frecuente en el retrete o en el orinal. Como máximo cada 2 horas. Intentando ajustarnos a la hora en la que hayamos observado que previamente hacía pis o caca en el pañal. Es importante seguir estas pautas para que el niño vaya sabiendo las pautas que debe seguir. 

Una vez que se ha retirado el pañal, no debemos volver a ponérselo, aunque tengamos que estar cambiándole continuamente. También debemos recordar que hay que evitar recriminar los fallos y estimular los logros con palabras de alabanza o pequeños premios como pueden ser pegatinas, cuentos, alguna actividad favorita… De esta forma, el niño se verá recompensado de los logros obtenidos. 

Aun así, te dejamos este post donde hablamos sobre cómo abordar la retirada del pañal por si te surgen más dudas. 

¿A qué edad entienden los niños que deben controlarlos?

Es conveniente que antes de iniciar la educación de esfínteres, el niño tenga algunas nociones del esquema corporal para poder seguir instrucciones básicas, además de entender lo que es la caca o el pis y poder decir esas palabras. De esta forma, la comunicación es más fácil y sencilla. 

Tal y como explica nuestra pediatra, en el segundo año de vida, el niño inicia la percepción de sensaciones y va adquiriendo la capacidad de impedir la micción; es decir va conociendo el control de los esfínteres. “Muchos niños pueden dar signos concretos no verbales de querer hacer pis o caca, es entonces cuando tenemos que buscar sentarlos en el retrete u el orinal”.

control de esfínteres

También hay que tener en cuenta que de los 2 a los 5 años el niño aprende a inhibir la micción y posponerla hasta el momento adecuado; es decir, adquiere la continencia diurna y la nocturna.​ La mayoría de niños logran el control de esfínteres diurno entro los 2 y los 3 años, y el nocturno antes de los 5 años. Una vez conseguido el control de esfínteres durante el día, se pasa a retirar el pañal de la noche definitivamente. “Es importante que se acostumbren a hacer pipí antes de acostarse”. Además, es aconsejable que reduzcan beber muchos líquidos antes de ir a la cama. 

 ¿Qué es lo que más les cuesta?

Las variaciones individuales son frecuentes en el control de esfínteres en niños y “no deben preocuparnos cuando se trata de alteraciones de orden en la secuencia o cuando hay retrasos moderados​, ya que cada niño tiene su propio ritmo”. Además hay que tener en cuenta otros aspectos, como los problemas de aprendizaje, dificultad para expresarse, cambio de ambiente (casa, guardería…) que pueden provocar retraso en el control de esfínteres

A la hora de entender el control de esfínteres en niños puede ayudar seguir este calendario de la adquisición de la continencia en los niños que se acepta de forma clásica:

  1. Continencia fecal nocturna.
  2. Continencia fecal diurna.
  3. Continencia urinaria diurna.
  4. Continencia urinaria nocturna.

Enurisis: el no control de orina durante la noche

El no control de orina durante la noche se conoce como enuresis. Se considera patológica en niños mayores de 5 años. La mayoría de casos corresponde a enuresis primaria, cuando nunca se ha logrado el controlPero hay otro tipo que se conoce como enuresis secundaria cuando ha existido control de orina nocturna durante un periodo mayor de 6 meses, y posteriormente vuelven los escapes. En estos casos hay que descartar un desencadenante psicológico, como pueden ser problemas escolares, nacimiento de hermano… o de forma menos frecuente orgánico, el debut diabetes…

Por otra parte, comenta la Dra. Cuesta debemos diferenciar la enuresis aislada o monosintomática o la asociada a otros síntomas diurnos, que es la enuresis no monosintomática. “Hay que preocuparse en los casos de enuresis secundaria o no monosintomática”, apunta la especialista.

control de esfínteres

En caso de enuresis secundaria o no monosintomática es recomendable consultar a un especialista para descartar la presencia de otros procesos asociados. En casos de enuresis primaria, que se prolonga en el tiempo y con afectación de las relaciones personales o familiares, se pueden plantear tratamientos como la desmopresina oral y los métodos de alarma para que el paciente se despierte y vaya al baño. 

Si quieres estar al día de los mejores consejos del mundo de la medicina, no te pierdas nuestro blog o suscríbete a nuestra newsletter.

Recuerda que también puedes seguirnos en nuestras redes, como Facebook, Twitter, Instagram o Youtube.

Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos