Deporte

Deporte en niños que tienen un soplo cardiaco

Una de las preguntas que más ronda la cabeza de los padres que tienen un hijo con un soplo cardiaco es si pueden hacer una vida normal. La Dra. Estefanía Maiques, del Servicio de Pediatría del Hospital de Manises, tranquiliza diciendo que el paciente que tiene un soplo puede hacer vida normal y hacer deporte acorde a su edad. Con soplo inocente o sin él, ¿debe realizarse algún estudio en los niños que hacen deporte para prevenir la muerte súbita cardiaca?

La incidencia de muerte súbita cardiaca en menores de 35 años varía entre 0,3-3,6/100.000 personas y año, con un predominio claro de hombres frente a mujeres. Además, el deporte de competición aumenta 2,5 veces el riesgo de muerte súbita en adolescentes y adultos jóvenes al actuar como desencadenante de parada cardíaca con anomalías cardiovasculares de base.

Con estos datos en la mano, nuestra pediatra asegura que es fundamental hacer una buena historia clínica porque el 40% de los fallecimientos por muerte súbita cardiaca tienen un antecedente familiar de muerte de origen cardíaco en menores de 50 años.

La Sociedad Española de Cardiología Pediátrica y Cardiopatías Congénitas (SECPCC) y el Consejo Superior de Deportes (CSD) han elaborado una Guía clínica de evaluación cardiovascular previa a la práctica deportiva en pediatría, avalada por las principales sociedades científicas, que recomienda realizar los siguientes estudios y controles en niños de entre 6 y 18 años que practiquen deportes de competición:

  • Evaluación inicial con cuestionario.
  • Exploración física, donde se recogerá el peso, la talla y la presión arterial.
  • Un electrocardiograma.

 

Además, será el cardiólogo infantil el encargado de decidir si son necesarios más estudios y reevaluaciones, que como normal general serán cada 2 años. La Dra. Maiques explica que lo cierto es que con todas estas pruebas no se excluye al 100% la posibilidad de tener alguna patología grave, aunque con la implantación de este tipo de programas se pretende disminuir el riesgo de muerte súbita cardiaca.

Por tanto, aunque los denominados soplos inocentes no representen un riesgo para la salud, es importante descartar otras situaciones. Nuestra pediatra recuerda que este tipo de soplos se llaman inocentes, “por eso mismo, porque son inocentes. Bravo por quien se le ocurrió nombrarlo así, pues ya solo escuchando el nombre parece que una se queda más tranquila”.

Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos