Tu salud

Detección del sida, ¿cómo se aborda y cuál es su tratamiento?

El Sida, síndrome de inmunodeficiencia adquirida, se trata de una afección crónica provocada por el virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) reconocido por presentar efectos nocivos que dañan el sistema inmunitario. 

El VIH puede transmitirse por el contacto con sangre infectada o durante el embarazo. Sin embargo, la causa más frecuente de infección reside en las relaciones sexuales sin protección. A día de hoy, se trata de una infección que no tiene cura, pero existen medicamentos y tratamientos que ralentizan y controlan el avance de la enfermedad. 

El tratamiento del sida ha evolucionado en los últimos años. Actualmente, consiste en la combinación de 2 o 3 fármacos que se incluyen en una sola pastilla que se debe ingerir una vez al día. Estos fármacos se llaman antirretrovirales y han ido mejorando y evolucionando con el paso de los años. 

De hecho, hay varios tratamientos disponibles similares entre sí, con algunos matices, pero la mayoría disponibles en una sola pastilla al día, lo que facilita su toma y que el paciente lo siga tal y como se lo prescribe su médico. 

¿Cómo se detecta el Sida?

Gracias a los avances en medicina, detectar hoy en día si existe infección en nuestro sistema inmunológico por el virus del VIH es muy fácil. En general, las pruebas para detectar el virus de la inmunodeficiencia humana conllevan un proceso de 2 pasos, incluyendo un examen de detección y pruebas de control. 

Las pruebas de VIH se pueden llevar a cabo mediante un examen de: 

  • Análisis de sangre.
  • Muestra de sangre pinchando un dedo. 
  • Muestra de saliva con hisopo. 
  • Muestra de orina. 

Por otro lado, también se realizan exámenes de seguimiento, conocidos como prueba confirmatoria. De manera general, esta prueba se lleva a cabo cuando la detección de la prueba anterior resulta positiva y se utilizan para: 

  • Detectar el virus. 
  • Detectar anticuerpos con mayor precisión que en las pruebas de detección.
  • Diferenciar entre 2 tipos de virus, el VIH-1 y el VIH-2. 

¿Cómo han evolucionado los antirretrovirales?

Desde 1987, cuando se sintetizó el primer tratamiento (zidovudina), los pacientes han necesitado varios fármacos diferentes para controlar el desarrollo del VIH. Eso no se podía conseguir con una sola pastilla, “por lo que tuvimos que combinar diferentes pastillas en el mismo día para alcanzar el control del virus, lo que complicaba que se siguiera bien el tratamiento con antirretrovirales”, explica el Dr. Marco Fernández Blest, adjunto del Servicio de Medicina Interna de la Unidad de Enfermedades Infecciosas del Hospital de Manises

En 1996 se consiguió un cambio importante en el tratamiento del sida, ya que se determinó cuál era la combinación de pastillas necesarias para tener controlado el virus, por lo que gracias a este tipo de avances, hoy “tenemos todos los elementos del tratamiento disponibles en una sola pastilla”, recalca el internista del Hospital de Manises. 

¿Existe algún tratamiento inyectable para el VIH?

En los próximos meses tendremos disponible el primer tratamiento inyectable intramuscular para el VIH que consistirá en la administración de dos inyecciones cada dos meses, cuyo efecto será igual que tomarse una pastilla todos los días. Esto simplifica mucho el tratamiento del VIH y permite que los pacientes lo sigan sin que tengan que estar pendientes de la toma diaria de las pastillas. 

De hecho, la comodidad de no tener que tomar una pastilla todos los días es una de las ventajas que presenta el nuevo tratamiento inyectable. No obstante, tal y como comenta nuestro especialista, la posibilidad de administrar este tratamiento dependerá de cada paciente y será decisión de cada uno si prefiere recibir dos inyecciones intramusculares cada dos meses o seguir tomando una pastilla al día. 

¿El tratamiento del VIH sirve para controlar los síntomas o puede curar el virus?

El tratamiento antirretroviral consigue controlar el VIH y hacer que sea indetectable en la sangre. Sin embargo, no puede hacer desaparecer el VIH del todo, porque el virus logra esconderse en ciertos órganos donde el tratamiento no es capaz de llegar. 

Es importante seguir con el tratamiento como se prescribe porque de lo contrario, el virus puede avanzar provocando un descontrol en la infección. 

¿Qué efectos secundarios tienen los antirretrovirales?

Cada vez son menores los efectos secundarios de los antirretrovirales y se toleran muy bien. De hecho, se ha comprobado, gracias a los estudios de la medicina, que solo algunos pacientes presentan efectos secundarios de los antirretrovirales

Dentro de los tratamientos actuales, los efectos secundarios más frecuentes son: 

  • Mareos.
  • Dolor de cabeza.
  • Molestias abdominales. 
  • Diarrea. 

¿Cuál es el grado de cumplimiento terapéutico?

Cada paciente debe saber que el cumplimiento terapéutico del tratamiento del sida es fundamental para alcanzar el control del virus y prevenir complicaciones. 

Al tener pocos o ningún efecto secundario, los pacientes cada vez cumplen mejor el tratamiento, alcanzando cifras que superan el 90% de toma correcta de la medicación.

Además, cada vez se compagina mejor el tratamiento del sida con el de otras enfermedades que pueda tener el paciente. “Tenemos tratamientos que no interaccionan o la interacción es muy poca con las otras pastillas que toman, por lo que se combinan muy bien”, añade el Dr. Marco Fernández Blest.

La detección precoz en este tipo de enfermedades es clave para evitar un mayor desarrollo del virus. Por eso, en Hospital de Manises trabajamos de la mano de nuestros pacientes para actuar cuanto antes y determinar el tratamiento necesario para favorecer el control y el bienestar del paciente.

Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos