Deporte

¿Qué hacer ante un esguince de grado 2?

Los esguinces son lesiones propias de los ligamentos que se encargan de unir las distintas articulaciones del cuerpo. Los esguinces más frecuentes son los de tobillo, pero pueden producirse en las rodillas, en los dedos, en el hombro, etc.

Las fibras que conforman los ligamentos tienen la suficiente resistencia para reforzar las articulaciones. Sin embargo, al hacer ejercicio, sufrir un golpe o una caída o simplemente al dar un traspié, los ligamentos sufren (se distienden) y lo hacen de tal forma que ya no son capaces de reforzar la articulación y aparece el dolor. Esto es lo que se conoce como esguince y los hay de tres niveles: esguince leve, esguince grado 2 y de grado 3.

¿Qué es un esguince de segundo grado?

Los esguinces se clasifican en tres grados dependiendo de su gravedad: 

  1. En el primer escalón se encuentran los esguinces leves, que casi no producen inestabilidad en la articulación donde se hayan producido. 
  2. En la siguiente posición se encuentra el esguince grado 2, que suele cursar con más dolor, inflamación y equimosis. Además, provoca algo de limitación de movilidad y cierta inestabilidad en la articulación. Si es en el tobillo, duele cuando se apoya y dificulta caminar. 
  3. El esguince de grado 3 produce una rotura completa del ligamento, y la articulación se vuelve significativamente inestable, produciéndose una pérdida funcional severa

Síntomas del esguince de segundo grado

El principal síntoma del esguince de segundo grado, al igual que de los otros esguinces pero en mayor medida que el grado 1, es el dolor y la inflamación de la zona, que suelen ir acompañados de un hematoma que va cambiando de color según avanzan los días. Además, con un esguince grado 2 también se puede tener rigidez en la articulación dañada, puesto que como el ligamento ha sufrido una lesión no es capaz de hacer su función y la articulación pierde su movilidad. Las personas con esguince de segundo grado también pueden sentir calor en la zona. La carga de peso en ese tobillo y el caminar están limitados.

esguince grado 2

¿Cómo se diagnostica?

Para llegar al diagnóstico del esguince grado 2 lo importante es la exploración física por parte de un profesional del tobillo y de los ligamentos dañados. De esa forma, se puede valorar el grado de inflamación, el daño sufrido, la movilidad y estabilidad que tiene dicha articulación. Para salir de dudas sobre una posible fractura ósea, se puede hacer una radiografía. No obstante, si lo que se quiere valorar es el estado de los ligamentos, la ecografía es un buen aliado. 

Otras técnicas de imagen, como la resonancia magnética y la TC, se restringen para casos determinados y en fases más avanzadas de la lesión, pero no se utilizan de forma ordinaria en el diagnóstico del esguince grado 2

¿Qué tratamiento hay que seguir?

El tratamiento del esguince de segundo grado 2 se basa en cuatro pilares:

  • Reposo. Es clave a la hora de la recuperación, sobre todo en los primeros días. Incluso carga parcial durante la marcha, uso de muletas.
  • Frío. Poner una bolsa de hielo en la zona del esguince ayuda a reducir la inflamación, cada 4 horas durante los 2-3 primeros días. Debes tener mucho cuidado y no poner directamente el hielo en la piel, porque puede producir quemaduras. La aplicación del frío debe seguir las pautas propuestas por el especialista para que no aparezcan lesiones inesperadas asociadas al abuso del hielo. 
  • Compresión. El vendaje de la zona donde se localiza el esguince tiene como objetivo reducir la inflamación y tener más sujetos los ligamentos dañados.

esguince grado 2

  • Elevación. Si el esguince grado 2 es en el tobillo, se recomienda tener el pie en alto para reducir la inflamación. Si es en otra articulación, también es aconsejable que esté en alto por el mismo motivo. 

De forma complementaria a los cuatro puntos anteriores se pueden tomar antiinflamatorios no esteroideos o aplicarlos en forma de crema tópica. Además, también se puede utilizar una ortesis de tobillo (tobillera) para mantener estable la articulación durante la marcha, las primeras semanas tras el esguince.

Tratamiento rehabilitador

El tratamiento rehabilitador forma parte del manejo del esguince grado 2. La pauta rehabilitadora debe prescribirla un especialista en rehabilitación y la llevará a cabo el paciente siguiendo las indicaciones del fisioterapeuta. El equipo rehabilitador puede recomendar la realización de diversos ejercicios para mejorar la recuperación del esguince grado 2, y para evitar recurrencias posteriores

Es muy importante recordar que los ejercicios deben seguir la pauta propuesta por los especialistas y no hacer nada que no nos indiquen desde nuestro centro hospitalario, ya que por intentar agilizar la recuperación del esguince de grado 2 podemos hacernos daño y empeorar el curso del tratamiento rehabilitador. 

El tiempo que tarda una persona en recuperarse del esguince de segundo grado depende de las circunstancias de cada uno, no hay un tiempo fijo establecido. Normalmente la recuperación suele variar entre 4 y 8 semanas, aunque las lesiones más graves tardan más en volver a la normalidad. Es el equipo de rehabilitación quien ofrecerá las pautas necesarias para seguir con la recuperación y fortalecer la articulación para que pueda funcionar correctamente. Los ejercicios sirven para tratar el esguince, evitar una inestabilidad articular tras este, y disminuir el riesgo de volver a tener un nuevo esguince.

Medidas de prevención del esguince de grado 2

esguince grado 2

Las medidas de prevención pueden reducir el riesgo de sufrir un esguince grado 2, pero en ningún caso evitan por completo su aparición. Se trata de recomendaciones para fortalecer las articulaciones y sus ligamentos, para que estén más “en forma” y puedan aguantar esfuerzos extraordinarios. Algunas de las pautas recomendadas son:

  • Calentar antes de una actividad deportiva. 
  • Estirar antes y después de hacer ejercicio. 
  • Llevar un calzado adecuado para cada deporte. 
  • Cuidado con las superficies donde se practica deporte. Es importante que no haya mucho desnivel para evitar tropiezos innecesarios. 
  • Realizar una actividad física habitualmente para mantenerse en buena forma física.
  • Si se empieza a  sentir dolor en una articulación, es mejor parar y descansar. 
  • Hacer un chequeo médico antes de iniciar una actividad deportiva, sobre todo si es intensa, o cuando se retoma después de un periodo prolongado de inactividad. 

¿Te ha parecido interesante esta entrada sobre qué hacer ante un esguince grado 2? Si es así, no dudes en echarle un vistazo a nuestro blog o suscribirte a nuestra newsletter para no perderte nuestros mejores consejos.

Recuerda que también puedes seguirnos en nuestras redes, como Facebook, Twitter, Instagram o Youtube.

 

 

Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos