Tu salud

La radiografía, pese a sus años, continúa siendo de gran utilidad

Los rayos X o radiografía, quizás sean una de las pruebas de imagen más antiguas, pero no por eso ha perdido valor. Los rayos X utilizan una dosis muy pequeña de radiación ionizante para producir imágenes de las estructuras internas del cuerpo. La energía que utilizan los rayos X en una radiografía deja que pasen a través de los objetos, lo que permite obtener una imagen de distintas zonas del cuerpo.

Los rayos X son la forma que tiene más años y que más frecuentemente se emplea para obtener imágenes médicas. “Se utilizan para ayudar a diagnosticar alteraciones en los huesos (generalmente fracturas y otras anomalías articulares), para buscar una lesión o infección, habitualmente en el tórax, y para localizar cuerpos extraños en las partes blandas”, comenta la jefa del Servicio de Radiología del Hospital de Manises, la Dra. Yolanda Pallardó.

La radiografía del tórax es una de las exploraciones radiológicas que más se emplean en cualquier dispositivo médico. Según detalla nuestra radióloga, se utiliza para evaluar los pulmones, el corazón y la pared del tórax, y se puede emplear para buscar la causa de la dificultad respiratoria, una tos persistente, fiebre, dolor de pecho o expectoración sanguínea.

También es una técnica de imagen que se puede emplear para ayudar a diagnosticar y controlar el tratamiento de una variedad de enfermedades pulmonares, como la neumonía y la insuficiencia cardiaca, y suele ser la primera técnica que detecta el cáncer de pulmón. Debido a que los rayos X del tórax son rápidos de hacer y accesibles, resultan particularmente útiles para diagnósticos y tratamientos de emergencia.

Por otra parte, la radiografía permite obtener imágenes de cada hueso del cuerpo. Por eso, se utiliza comúnmente para diagnosticar huesos fracturados o dislocación de articulaciones. No te extrañe que después de una fuerte caída o de un golpe, te hagan una radiografía para ver el estado de salud de tus huesos y saber si hay o no una fractura.

Las radiografías también son de utilidad para detectar cuerpos extraños que se hayan podido tragar o inhalar, y para detectar piedras en los riñones, tal y como recuerda la Dra. Pallardó.

Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos