Radiología

Radiología – Hospital de Manises

La mayor parte de las pruebas que se realizan en el servicio de Radiología utilizan rayos X para obtener las imágenes. Los rayos X son un tipo de energía radiante, como la luz o las ondas de radio, que pueden penetrar en nuestro cuerpo, permitiendo al médico obtener imágenes de estructuras orgánicas internas, para realizar diagnósticos seguros acerca de nuestras patologías, e incluso realizar procedimientos invasivos, como la colocación de catéteres de drenaje o la toma de biopsias, entre otros.

Los radiólogos y técnicos manejan de forma segura la radiación, utilizando la mínima dosis necesaria para obtener imágenes satisfactorias, siendo la dosis absorbida mínima y el beneficio obtenido mayor. La radiación no permanece en la habitación una vez apagado el foco emisor.

Eligenos,
pide una cita

Infórmate

Las exploraciones mediante rayos X son decisiones médicas en las que se valora la relación riesgo/beneficio. Cuando las exploraciones requieren una dosis radiante alta como en el TC, o el uso de agentes de contraste como el bario, yodados….el médico valora su historia clínica (historia de exposiciones previas a radiación, alergias conocidas). Usted puede ayudar al médico, conociendo su historia de exposición previa a la radiación o indicando la posibilidad de embarazo, en el caso de mujer en edad fértil.

Es importante informar al médico de un posible embarazo. La dosis de radiación no tiene porqué producir alteraciones, sobre todo en gestaciones avanzadas, pero es importante extremar precauciones con la madre y el feto. Se pueden utilizar los ultrasonidos y las exploraciones que requieran mínima dosis en brazos, piernas incluso tórax con un correcto control técnico y médico. Otras exploraciones como TC que supone alta radiación y en regiones como la abdominal y pélvica deben ser valoradas cuidadosamente, ya que sí constituyen un riesgo potencial. Es importante así mismo, extremar precauciones en pruebas con radioisótopos e interrumpir la lactancia si está siendo sometida la paciente a pruebas de medicina nuclear.

No obstante, en los Servicios de Radiología se utilizan otras técnicas diferentes de los rayos X para obtener imágenes del cuerpo, como son los Ultrasonidos (US) y los campos magnéticos (Resonancia Magnética, RM).

Clásicamente, las imágenes se revelaban en placas radiográficas. En la actualidad, la mayor parte de los servicios de Radiodiagnóstico utilizan sistemas digitales, que permiten guardar las imágenes en formato electrónico, archivarlas (en un sistema llamado PACS), enviarlas a un monitor para que las vea e informe el radiólogo o incluso enviarlas a través de internet para que las pueda ver otro médico a grandes distancias.

Unidades especializadas

Unidades especializadas

Radiología Convencional

La mayor parte de las pruebas que se realizan en el servicio de Radiodiagnóstico utilizan rayos X para obtener las imágenes. Estas imágenes se pueden adquirir con distintas técnicas, que se comentan en el listado que aparece abajo. Clásicamente, las imágenes se revelaban en placas radiográficas. En la actualidad, la mayor parte de los servicios de Radiodiagnóstico utilizan sistemas digitales, que permiten guardar las imágenes en formato electrónico, archivarlas (en un sistema llamado PACS), enviarlas a un monitor para que las vea e informe el radiólogo o incluso enviarlas a través de internet para que las pueda ver otro médico a grandes distancias.

  • Listado de técnicas de Radiología Convencional:
  • Radiografías simples
  • Estudios intestinales contrastados
  • Ortopantomografía
  • Histerosalpingografía
  • Cistografías
  • Urografía intravenosa
Ecografía

La ecografía es una prueba médica que usa ultrasonidos no percibidos por el oído humano, utilizados para obtener imágenes del cuerpo que son estudiadas por el médico radiólogo que analiza la forma, tamaño y función de los órganos estudiados. Probablemente la ecografía sea la prueba más inocua e indolora que se realiza para el estudio de enfermedades. Los ultrasonidos utilizados no producen ningún daño a adultos, niños o embriones. Inicialmente se utilizó para el control de los embarazos, precisamente por no ser peligrosa, pero en la actualidad no hay especialidad médica que no la utilice en sus métodos diagnósticos.
Sólo en las estructuras del cuerpo que tengan hueso o aire, la ecografía no es útil. El gran desarrollo de esta técnica hace que su uso esté muy extendido, siendo el médico el que indique su realización, para conocer si hay o no hay enfermedad y en su caso, la extensión, tipo, tamaño… de la lesión.
En muchos casos será la primera prueba a realizar y con sus resultados se decide si son necesarias más pruebas.

El doppler es un tipo especial de ecografía, que siguiendo los principios generales de la ecografía añade la posibilidad de ver y estudiar el movimiento de la sangre, por lo que se utiliza para estudiar arterias, venas y la vascularización de órganos.

La ecografía sirve en numerosas ocasiones como guía para realizar punciones y biopsias para el estudio de enfermedades, incluso para realizar drenajes de colecciones.

Tomografía Computarizada

El escáner o TC es una de las pruebas que se hace con más frecuencia en el servicio de Radiodiagnóstico. Se realiza en un aparato localizado en los Servicios de Radiología de los Hospitales, basado en la utilización de rayos X y potentes ordenadores para conseguir imágenes del interior de los pacientes. La gran ventaja que aporta el TC es poder visualizar partes del cuerpo que de otra forma no podríamos estudiar; los modernos equipos de TC lo consiguen de una forma muy precisa permitiendo diagnósticos precoces. Los riesgos están relacionados con el uso de radiaciones ionizantes y de los contrastes yodados, aunque no en todos los casos es necesario usar contraste. Estos riesgos son bajos y, siempre que se realicen por indicación médica, tienen más beneficios que desventajas para el paciente. En la mayoría de los casos se necesita administrar en una vena del brazo “contraste“, que es una medicación que permite que el estudio sea más preciso. Esta administración puede provocar en casos aislados reacciones alérgicas leves, pero en algunos excepcionales éstas pueden ser graves por lo que siempre se comprueba que se puede inyectar el contraste antes de hacer la prueba. Se le solicitará un consentimiento informado. Un médico especialista en Radiodiagnóstico programa el estudio, valora y diagnóstica las imágenes, emite un informe que envía al médico del paciente, que lo analiza junto a otras pruebas de imagen o laboratorio.
Junto al radiólogo, una enfermera y un técnico de radiología colaboran en la realización del estudio y para resolver las dudas que se planteen al paciente o sus familiares

Si hay antecedentes de alguna reacción alérgica, debe señalarse al médico que le solicita la prueba y al radiólogo.

Resonancia Magnética

La Resonancia Magnética (RM, MR, o IRM) es una exploración que permite estudiar los órganos internos del cuerpo humano. El sistema se basa en la resonancia de las ondas de radio en el cuerpo humano, sometido a un intenso campo magnético, produciéndose señales de radio que permiten a ordenadores reconstruir en imágenes las estructuras internas de nuestro cuerpo. El aparato tiene forma de túnel con una camilla en la que se tiende el paciente. La Resonancia Magnética NO usa radiaciones ionizantes (rayos X). En algunos casos es necesario inyectar una sustancia de contraste en una vena del paciente durante la exploración. A veces, en niños pequeños, es necesario usar sedación para que el paciente esté completamente quieto durante la exploración

Equipo

Equipo de profesionales

En los servicios de Radiología trabajan muchas personas de diferentes grupos profesionales, no siempre conocidos por el público.

  • El Médico Radiólogo es un facultativo especialista que, tras los 6 años de Licenciatura en Medicina y Cirugía, se ha formado como Radiólogo después de cuatro años como Médico Interno Residente (MIR) en centros acreditados por el Ministerio de Educación.

El Radiólogo es el responsable de su atención, desde antes de que acuda al servicio de Radiodiagnóstico hasta que el proceso ha finalizado (habitualmente, cuando su médico ha recibido el informe de la prueba que se le ha realizado). De esta forma, el radiólogo decide la prueba que es más adecuada para su problema, siempre con el objetivo de aclarar la duda diagnóstica que le plantea el médico que le ha visto. También es el responsable de que esta prueba se haga con la mejor calidad posible y con la mayor seguridad. Por eso, en ocasiones podrá ver que una prueba que se le está haciendo puede variar con lo que su médico le había informado. Esto es porque el radiólogo, como médico especialista, escoge en cada momento lo que va a ser mejor para usted dentro del proceso diagnóstico.

En muchas ocasiones, usted, como paciente, no tendrá contacto directo con el radiólogo, pero sepa que el médico especialista en radiología está detrás de cada prueba que se le hace. Y no dude en contactar con él siempre que tenga cualquier tema que aclarar con respecto a su diagnóstico. El Servicio de Radiología del Hospital de Manises consta de 10 radiólogos repartidos por áreas de trabajo.

  • Dr. Revert Ventura, Antonio Jose

  • Dra. Pallardo Calatayud, Yolanda

  • Salame Gamarra, Fares Francisco

  • Dr. Costa Hervas, Salvador

  • Dr. Cano Garcia, Bernardo

  • Dra.Lozano de arnilla Garcia, Carmen

  • Dr. Camacho Alcazar, Juan Luis

  • Dr. Revert Espi, Rafael Ramon

  • Piera Jimenez, Enrique Jose

  • Dra. Carbonell Casañ, Isabel

  • Dr. Molina Fabrega, Ruben

  • Dr. Figueres Muñoz, Guillermo

Centros

Centros de Especialidad

  • Centro de Especialidades de Mislata

    C/ Dolores Ibarruri, nº 1. 46920 Mislata

  • Centro de Especialidades de Aldaia – Jose Mª Sancho

    C/Tres de Abril, s/n. 46960 Aldaia

  • Centro de Salud de Buñol

    Av.Rafael Ridaura, 17 - 46360. Buñol

  • Hospital Manises

    Av. Generalitat Valenciana 50. 46940 Manises, Valencia.