Niños

Superar el miedo a los petardos. Consejos para padres de niños con TEA y Daño Cerebral

Muchos de los niños que sufren Trastorno del Espectro Autista (TEA), o algún trastorno neuronal que afecta al desarrollo, sufren síntomas como la hipersensibilidad auditiva, lo que les hace vulnerables a los ruidos fuertes. Este problema se agudiza especialmente con la llegada de las Fallas, una festividad donde la pirotecnia tiene un papel protagonista. Los fuertes sonidos producidos por los petardos, el bullicio de la gente o los ruidos de las bandas de música pueden generar a los niños situaciones de estrés y ansiedad, provocando que en muchos casos no quieran salir de casa.

La Unidad de Rehabilitación Infantil del Hospital de Manises ha elaborado una serie de pautas para que papás y mamás de niños con autismo sepan cómo ayudar a sus hijos, para que ellos también puedan disfrutar y jugar con los petardos sin miedo.

 

Pautas a seguir.

  • Habituar su rutina. Los niños con TEA necesitan de una serie de hábitos para seguir su día a día. Cuando estos hábitos se rompen, como sucede en épocas de Fallas, a menudo puede costarles adaptarse. Por ello, el proceso de anticipación y desensibilización debe comenzar unas cinco semanas antes del cambio.
  • Historias sociales. Lo primero es contarles qué van a ver, de manera visual. Podemos hacer uso de viñetas, pictogramas o sencillamente dibujos con los que ellos aprenden qué son los petardos, qué ruidos hacen, etc. De este modo, cuando vean un petardo, sabrán que causa un fuerte ruido.
  • Apoyo auditivo. Una vez que conocen qué es la pirotecnia y su función, se recomienda introducirles poco a poco en las mascletàs. Visualizándolas en la televisión y escuchando el sonido que hacen hará que se acostumbren a ellas.
  • Aproximación a zonas de petardos. Poco a poco, y acompañados de sus papás y mamás, se puede acercar a los niños a parques o zonas donde los niños suelen tirar petardos, siempre y cuando el niño se sienta cómodo, seguro y sin miedo.
  • ¡A tirar petardos! Tras unas semanas de desensibilización, es hora de probar con los petardos, una actividad que seguro que les divertirá. Las bombetas son petardos de baja intensidad adecuados para niños pequeños, por lo que son ideales para empezar. ¡Cuidado! Como a cualquier niño, no le dejes solo tirando petardos. Juega con él y ayúdale a perder el miedo.
  • Uso de cascos. En el caso de que, tras intentar seguir estas pautas, el niño siga temeroso ante los petardos, puede hacer uso de cascos para estar más tranquilo. No se recomienda que visitan ninguna mascletà o lugares donde se tiren muchos petardos porque les causará pánico, pero unos cascos pueden ayudarles a evadir el ruido de la pirotecnia cuando van por la calle en Fallas.
Publicaciones similares

Deja un comentario