Mujer

Mamografía: para qué sirve y cómo hacerla

La mamografía se ha convertido en la mejor herramienta para el cribado del cáncer de mama. A la pregunta qué es una mamografía, la Dra. Yolanda Pallardó, del Servicio de Radiología del Hospital de Manises responde “Se trata de una técnica que emplea dosis bajas de rayos X para obtener imágenes de las mamas y detectar lesiones, sobre todo tumores, antes de que se palpen, o para caracterizar lesiones palpables, que no tienen por qué ser tumores malignos; pueden ser quistes o tumores benignos”.

Existe un tipo de mamografía tridimensional, también denominada tomosíntesis, que obtiene múltiples imágenes de ambas mamas, tomadas desde diferentes ángulos, que son capturadas y reconstruidas en grupos de imágenes tridimensionales, lo que permite detectar más lesiones y caracterizarlas mejor que la mamografía convencional.

Las mamografías de detección habituales son las mejores pruebas con las que los médicos especialistas pueden trabajar para hacer una detección temprana de cáncer de mama, a veces hasta tres años antes de que se pueda sentir.

Nuestra especialista recuerda que en la Comunidad Valenciana el programa de detección precoz de cáncer de mama contempla el cribado mediante mamografía y exploración clínica selectiva a las mujeres de entre 45 y 69 años, cada dos años. Tras hacer la primera exploración mamográfica, el radiólogo especialista determinará, a tenor de los hallazgos obtenidos, la conveniencia o no de hacer controles más estrechos.

¿Cómo se hace una mamografía?

Durante la mamografía, un técnico especialista en radiología, especialmente entrenado, posicionará tu mama en la unidad de mamografía. La mama, o mamas si se trata de una mamografía bilateral, será colocada en una plataforma especial que se comprime gradualmente con una paleta transparente de plástico. Esa compresión de la mama es necesaria para:

  • Aplanar el grosor de la mama de manera que todos los tejidos puedan visualizarse.
  • Extender el tejido de manera que sea menos probable que las anormalidades pequeñas queden ocultas debido al parénquima mamario normal superpuesto.
  • Permitir el uso de una dosis más baja de rayos X, ya que se toma en imágenes una cantidad más delgada de tejido mamario.
  • Mantener la mama firme con el fin de minimizar lo que se vea borroso en la imagen a causa del movimiento.
  • Reducir la dispersión de rayos X para aumentar la agudeza de la imagen.

Durante la prueba, sentirás presión en la mama mientras la paleta de compresión la aprieta. Asegúrate de informar al técnico si tienes dolor a medida que aumenta la compresión, pero recuerda que la compresión permite obtener mamografías de mejor calidad.

Consejos antes de acudir a una prueba de mamografía

Sentir molestia durante la mamografía es completamente normal para la mayoría de mujeres, sin embargo, se trata de un proceso que solo tomará unos minutos.

Es recomendable tener en cuenta que las mamas pueden estar más sensibles si está en su periodo de menstruación o a punto de estarlo, por lo que a la pregunta cuándo hacerse una mamografía, tener cita dos semanas antes del período podría aliviar levemente estas molestias.

Desde Hospital de Manises, queremos acercarte una serie de consejos que te pueden ayudar en tu prueba de mamografía:

  • Citar la mamografía la semana previa a la menstruación o durante este período puede provocar un mayor número de molestias debido a la sensibilidad de las mamas. Es mejor agendar la mamografía un par de semanas antes.
  • El día de la mamografía, procura no utilizar desodorante, perfume ni talco. Estos productos cosméticos pueden aparecer en la radiografía como manchas blancas, contaminando los resultados de la prueba.
  • Para poder hacer la mamografía es necesario tener el pecho al descubierto. Por eso, es recomendable tener en cuenta la vestimenta para optar por blusas o camisetas antes de prendas únicas como vestidos.

Resultados de la mamografía

Una vez los especialistas han llevado a cabo la prueba, los resultados de la mamografía suelen tardar algunas semanas, siempre dependiendo del lugar en el que haya tenido lugar.

El proceso será el siguiente: El radiólogo experto interpretará la mamografía, enviando los resultados su ginecólogo habitual. En caso de que hubiera algún resultado inusual, el médico se pondrá en contacto contigo antes del plazo previsto. En caso de que 30 días después de la prueba, todavía no dispongas de los resultados, ponte en contacto con el centro médico para solicitar información sobre sus resultados.

Mamografía normal

Si el resultado de su mamografía y ecografía de mama presenta unos resultados normales, serán buenas noticias. Sin embargo, deberás seguir haciéndote las revisiones periódicas necesarias para asegurar, cada cierto tiempo, según el que haya establecido el médico especialista, que los resultados siguen siendo normales y siguen el camino adecuado.

Mamografía anormal

Si por el contrario, la mamografía presenta unos resultados anormales, no te alarmes. Una mamografía anormal no siempre indica la presencia de tumores cancerígenos en las mamas. Sin embargo, será necesario seguir haciendo las pruebas necesarias para esclarecer los resultados y diagnosticar la patología.

Es posible que tu caso sea remitido a un médico especialista en mamas o a un cirujano, estos serán los encargados de realizar el resto de pruebas para confirmar de qué se trata la anomalía en las mamas.

En cualquiera de los casos, las mamografías constituyen una de las pruebas fundamentales y necesarias en las mujeres. No olvides que:

  • Las mamografías son útiles para la detección de todos los tipos de cáncer de mama.
  • Permiten detectar tumores pequeños, lo que implica mayores opciones de tratamiento.
  • En caso de alteraciones en la palpación, son útiles para detectar lesiones benignas que pueden ser las responsables de la anomalía.

Si te preguntas cuál es el mejor momento para hacer una mamografía, nuestra especialista te responde que es una semana después de tener el periodo. No te puedes olvidar de comentar al especialista que puedes estar embarazada, porque “aunque la mayoría de los exámenes radiológicos no representan un riesgo para el feto en desarrollo, podría haber una pequeña probabilidad de que causen una enfermedad grave u otra complicación. El riesgo depende de la etapa del embarazo y del tipo de rayos X. Los estudios radiológicos de la cabeza, brazos, piernas y tórax en general no exponen directamente al bebé a los rayos X, y típicamente el técnico que hace el examen toma precauciones especiales (delantal plomado cubriendo el abdomen) para asegurar que el bebé de la paciente embarazada no sea expuesto directamente”, detalla la Dra. Pallardó.

También debes comentarle al técnico si has notado cualquier síntoma o problema en las mamas y no te olvides de llevar las mamografías anteriores.

Desde Hospital de Manises, contamos con un servicio de radiología y ginecología en el que llevamos a cabo esta serie de pruebas que favorecen estos procesos de detección tempranos. Así que, ante cualquier consulta, estaremos encantados de proporcionarte toda la información que necesites. ¡Contacta con nosotros!

Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos