Mujer

Trombosis, algo más que un taponamiento

 

Hemos oído muchas veces el término trombosis, pero ¿sabemos realmente a qué se refieren los médicos cuando hablan de trombosis?

Según explica el Dr. Eliseo Candela, del Servicio de Cirugía Vascular de nuestro hospital, una trombosis es un coágulo de sangre que se forma en el interior de un vaso sanguíneo.

Hay personas que son más propensas a desarrollar una trombosis en las venas profundas de las piernas, y esta predisposición puede ser ocasional o permanente. Entre los factores ocasionales están el uso de anticonceptivos orales, situaciones de encamamiento por enfermedad, infecciones, traumatismos, fracturas óseas e intervenciones quirúrgicas recientes, tener varices, el embarazo, entre otras.

Por su parte, entre los factores permanentes que aumentan el riesgo de trombosis están un grupo de enfermedades genéticas que por trastornos de la coagulación promueven la formación de trombos. Son las denominadas trombofilias.

Prevención de trombos.

Para prevenir la aparición de trombos en las venas profundas de las piernas, nuestro cirujano vascular aconseja tratamientos preventivos con anticoagulantes de forma temporal hasta que desaparezca la causa que condiciona el riesgo o de forma indefinida en el caso de causas no corregibles con algunas trombofilias.

Hay que tener en cuenta que estos tratamientos preventivos no evitan por completo la aparición de la trombosis, pero disminuyen la probabilidad de que ocurra.

Además, para prevenir las trombosis hay que promover la actividad física y evitar la inmovilización, así como el uso de medias elásticas de compresión.

 

Gravedad de la trombosis.

El Dr. Eliseo Candela recuerda que la gravedad de la trombosis viene determinada por el lugar donde se produce. “No tiene la misma trascendencia una trombosis sobre un vaso arterial que sobre un vaso venoso. Las trombosis en los vasos arteriales producen la falta de oxígeno y nutrientes en el órgano que depende de él, produciendo la muerte del tejido o infarto del órgano. Mientras que en las venas las trombosis obstaculizan el retorno venoso produciendo una retención de líquidos e hinchazón en el tejido del órgano donde se ha producido la trombosis”.

Así, las trombosis arteriales pueden producir problemas graves para la salud, como un infarto cardiaco (cuando se produce la trombosis en las arterias coronarias que nutren al corazón), infartos cerebrales o ictus (cuando se localizan en arterias intracraneales) o pérdida de extremidades (cuando se centran en las arterias que nutren las extremidades).

Por su parte, cuando se producen en venas del sistema venoso, si llegan fragmentos del trombo al pulmón profundo se puede producir una embolia en el pulmón.

A la hora del tratamiento, se toman medidas para evitar la formación de más coágulos, con el empleo de anticoagulantes. Además, “en algunos casos está indicado el uso de trombolíticos o fibrinolíticos, para romper el trombo generado”, comenta el experto, quien añade que en los casos de interrupción del flujo por trombosis arterial pueden ser necesarias intervenciones quirúrgicas urgentes que devuelvan el flujo a la arteria.

Otros Posts

Deja un comentario