Expertos ofrecen las claves para prepararse para hacer el Camino de Santiago este verano

  • Los Especialistas en Medicina del Deporte y Rehabilitación del Departamento de Salud de Manises recomiendan entrenar previamente con ejercicios progresivos de resistencia para llegar preparado físicamente

 

  • Además, advierten de la importancia de calentar y estirar antes y después de cada etapa para que la musculatura no se resienta

 

  • A la hora de preparar la mochila que acompañará al caminante, es importante calcular que el peso sea adecuado y llevarlo de manera equilibrada sobre la espalda

 El mes de julio se considera la temporada en la que más peregrinos comienzan su viaje caminando o en bicicleta desde distintos puntos de España hasta Santiago de Compostela. Miles de viandantes comenzarán el tradicional Camino de Santiago en la época estival y por eso, los profesionales fisioterapeutas del Hospital de Manises ofrecen las claves para prepararse y hacerlo con éxito este verano. Entre ellas, los expertos advierten de la importancia de mantenerse hidratados en todo momento, más aún en los momentos centrales del día cuando as temperaturas sean elevadas.

En primer lugar, el entrenamiento previo a la caminata es fundamental para poder hacer el camino con resistencia y sin lesiones. El experto Medicina del Deporte y Rehabilitación, Carlos Villanueva recomienda “entrenar previamente con ejercicios progresivos de resistencia para llegar preparado físicamente. Es importante realizar ejercicios de fortalecimiento de tobillo para evitar resbalones y torceduras. Para ello puede ayudar andar de puntillas, ejercicios de fuerza con los pies y mucho estiramiento de gemelo”.

Además, el equipo de rehabilitadores de este hospital público valenciano advierte de que calentar y estirar antes y después de cada etapa es vital a la hora de evitar que la musculatura no se resienta. “Las etapas, al ser de muchos kilómetros, producen que los músculos de las piernas se carguen en exceso. Por eso, es importante que durante los descansos y varios minutos antes de empezar a caminar hagamos ejercicios que permitan a nuestros músculos resistir”, explica Villanueva. En cuanto a los estiramientos, “permitirán a los músculos parar sin generar en ellos las famosas agujetas que en ocasiones pueden dificultar la caminata del día siguiente”, apunta el especialista.

 

Un equipaje adecuado

Y es que la preparación física no es lo único en lo que hay que fijarse a la hora de ponerse en marcha. En excursiones o recorridos como este, en el que son varios días y hay que caminar con el equipaje sobre la espalda, es importante prevenirse de escoger un buen equipaje, acorde con la persona que va a cargarlo durante tantas horas al día. Los expertos reconocen que el equipaje debe ser muy ligero para no dañar los músculos de la espalda y recomiendan que sea aproximadamente que el peso total de la mochila no supere el 10% del peso corporal de quien la lleva, hasta un máximo de 9 kilos.

Además, tal y como explica Carlos Villanueva, “la posición en la que cargamos la mochila será de fundamental importancia para que no perjudique nuestra espalda. Lo más recomendable es llevarla lo más alta posible en la espalda y bien pegada al cuerpo para que el peso no haga fuerza y se descuelgue sobre nuestros hombros”. Además, concluye el especialista, es clave abandonar el peso en los momentos de descanso para liberar esos músculos del peso soportado.

Eventos relacionados