Varices

Los paseos por la playa son muy saludables, ¿sabes por qué?

Caminar por la playa reporta numerosos beneficios para la salud, no sólo directamente sobre la circulación. Andar es un ejercicio físico aeróbico, beneficioso para el sistema cardiovascular, ya que disminuye el riesgo cardiovascular a través de la reducción del peso y de la proporción de grasa corporal. “Es un ejercicio que permite tonificar y fortalecer la musculatura de la pierna y activar el flujo sanguíneo de los miembros inferiores”, explica el Dr. Eliseo Candela, del Servicio de Cirugía Vascular de nuestro hospital.

Es conocido que el simple hecho de caminar descalzo por la arena de la playa aumenta la secreción de endorfinas, sustancias que se liberan en situaciones de placer y que reportan efecto relajante y antiestrés.

Desde el punto de vista vascular -indica nuestro cirujano vascular- conviene caminar por la arena mojada que tiene una superficie más lisa y regular que la arena seca. Caminar por la arena seca físicamente es más demandante y uno se cansa antes. Además, puede desencadenar lesiones por la irregularidad del terreno.

En cambio, la arena húmeda que está cerca del agua es un escenario perfecto para que los pacientes con varices puedan aliviar sus síntomas, debido al beneficio del frío con el contacto con la arena húmeda e incluso intercalarlo con paseos dentro del agua hasta las rodillas. El efecto refrigerante de la arena húmeda y el agua del mar produce un aumento del tono en el músculo de la pared venosa y este efecto tonificante de las venas hace que mejoren e, incluso, desaparezcan de forma temporal los síntomas que presentan estos pacientes, como es la sensación de calor en las piernas, la pesadez, las rampas y el cansancio de piernas.

 

Recomendaciones

Para el Dr. Candela, es recomendable caminar al menos una hora diaria. También recuerda que los beneficios cardiovasculares se mantienen en el tiempo mientras se mantenga una pauta de ejercicio físico regular. Por su parte, el alivio sintomático temporal de las varices suele durar entre minutos y unas horas, por lo que suele ser necesario realizar estos paseos en la playa varias veces al día.

Así, en los meses que se pueda estar cerca del mar, se recomienda realizar de dos a tres paseos diarios de una hora, ya que pueden reportar un alivio sintomático muy significativo. “Durante el resto del día convendría mantener la terapia compresiva y llevar las medias de compresión para evitar la aparición de los síntomas varicosos”, apunta el especialista, quien añade que “en verano, es difícil conseguir que los pacientes mantengan la media de compresión por el calor, pero aún así recomiendo su uso en los meses de calor, ya que suelen los meses en los que se presentan un empeoramiento de sus síntomas por la vasodilatación producida por el aumento de la temperatura”.

No se puede olvidar que hay que evitar pasear en las horas de más sol, entre las 12 y las 17h. Lo mejor es hacerlos a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde cuando la temperatura es más fresca y agradable para caminar, ya que el frío mejora la sintomatología, además de disminuir el riesgo de los golpes de calor y la exposición solar en las horas de máxima radiación ultravioleta, para evitar quemaduras solares y prevenir el cáncer de piel.

Se debe evitar también realizar largas caminatas en horas de calor sin el uso de medias de compresión, ya que esta combinación va a producir un empeoramiento significativo de la sintomatología varicosa. “Los pacientes con síndromes varicosos severos, que presentan úlceras venosas en verano, deben evitar mojar las heridas en el agua de mar y mantener las curas indicadas por su especialista para evitar complicaciones y sobreinfecciones de las lesiones”, advierte nuestro cirujano vascular.

Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos