Incapacidad y Discapacidad

Ejercicios para pacientes con EPOC: Cómo mantenerse activo

El ejercicio físico es clave en los pacientes con EPOC, puesto que mantienen activos los músculos del pecho y pueden recibir más oxígeno, lo que ayuda a respirar con menor dificultad. Muchas personas con EPOC hacen cada vez menos ejercicios, ya que creen que al no poder respirar bien y estar cansados todo el tiempo, cualquier actividad causará daño a los pulmones y será mejor descansar. Pero lo cierto es que el ejercicio ayuda a mantener un mejor estado general. Desde nuestro hospital proponemos los siguientes ejercicios para pacientes con EPOC.

Ejercicios para que los pacientes con EPOC estén activos

  • Respiración abdominal. Con las palmas de las manos sobre el abdomen, hay que coger aire a través de la nariz, hinchando el abdomen al mismo tiempo. Mantenga el aire dentro de los pulmones entre 1 y 2 segundos, y suéltelo lentamente por la boca hasta que salga completamente.
  • Respiración costal. Al tumbarse, hay que colocar las manos en las costillas que están más cerca de la cintura. Coja el aire poco a poco por la nariz hasta que note que aumenta la zona donde están colocadas las manos. Mantenga el aire dentro entre 1 y 2 segundos y suéltelo por la boca lentamente hasta vaciar completamente la zona.
  • Sentado se pueden hacer dos ejercicios para pacientes con EPOC: para el primer ejercicio ponga las manos sobre las rodillas y coja aire por la nariz. Al mismo tiempo, suba los brazos formando una V y suelte el aire por la boca con los labios fruncidos, bajando los brazos lentamente. Repita el ejercicio varias veces. El segundo ejercicio consiste en poner la mano derecha sobre su hombro derecho doblando el codo. Mientras saca el aire con los labios fruncidos, hay que bajar el tronco hasta apoyar el codo sobre la rodilla izquierda. Cuando coja el aire por la nariz, hay que subir con el codo hacia arriba y atrás. Repítalo varias veces y, después de un descanso, haga el ejercicio con el brazo izquierdo.
  • Ejercicio de ayuda para controlar la disnea y reducir el estrés. Soltar el aire con los labios fruncidos y cerrar los labios sin apretarlos. Coja aire por la nariz y espire lentamente contra la presión de los labios, como si soplara para apagar una vela.
  • Ejercicios aeróbicos de tolerancia de las extremidades inferiores. Es tan sencillo como caminar de 3 a 5 días a la semana durante 20 a 30 minutos. También se puede montar en bicicleta, lo que ayudará a realizar las actividades diarias y reducir la disnea. Las escaleras son un buen aliado para mantenerse en forma. El truco está en coger aire al subir el peldaño y soltarlo muy despacio.

Estos ejercicios para pacientes con EPOC pueden ayudar a mantenernos en forma, y siempre recomendamos realizarlos sin cometer excesos y atentos a las señales que nos ofrece nuestro cuerpo.

Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos