Embarazo

¿Se pueden hacer TC y RM en niños y en embarazadas?

Los exámenes por imágenes ayudan a los médicos a hacer diagnósticos precisos que pueden conducir a tratamientos adecuados para la enfermedad en la edad pediátrica. No obstante, existe un pequeño riesgo con dichas pruebas. “Todos estamos expuestos diariamente a pequeñas dosis de radiación de fondo. Más allá de la radiación de fondo, la exposición a la radiación puede ocurrir de diferentes maneras”, explica la Dra. Yolanda Pallardó, jefa del Servicio de Radiología del Hospital de Manises, quien detalla que “hay varios tipos de exámenes médicos por imágenes que utilizan radiación para producir información diagnóstica. Los rayos X comunes, la fluoroscopia (rayos X en vivo), usada para los exámenes del tracto gastrointestinal superior e inferior, las exploraciones por tomografía computerizada (TC) y todos los exámenes de medicina nuclear involucran el uso de radiación”.

No existe evidencia concluyente de que pequeñas cantidades de radiación puedan causar cáncer, pero grandes estudios poblacionales han mostrado un incremento del cáncer asociado a un elevado número de pruebas por la dosis acumulada, aunque no hay un umbral establecido. Por eso, nuestra especialista subraya que hay que ser cauto en la reiteración de pruebas.

¿Se pueden hacer en el embarazo?

Durante el embarazo se pueden hacer pruebas de imagen cuando el médico considere que el balance beneficio/riesgo se decanta claramente hacia los beneficios y que son necesarias para determinar el curso futuro de los cuidados médicos. “La salud de la madre es importante para la salud de su bebé”, destaca nuestra radióloga.

Por su parte, los procedimientos por ultrasonido y por resonancia magnética (RM) utilizan una forma de adquisición de las imágenes que es muy diferente a la de los rayos X. El ultrasonido, las ecografías, se utilizan durante el embarazo sin problemas. A pesar de que no se usa tan frecuentemente como el ultrasonido, lo mismo ocurre con la RM.

Los exámenes por radiografía, por TCmedicina nuclear, utilizan todos rayos X para producir imágenes. Este tipo de radiación puede ser dañina cuando se administra en grandes cantidades, pero es muy difícil que se alcancen esas cantidades en exámenes médicos. Por lo tanto, el riesgo es muy bajo. Aun así, “es importante que el médico sepa que estás embarazada cuando se está considerando hacer una radiografía, una TC o un examen por medicina nuclear. Estar al tanto de tu embarazo puede ayudar a tu médico a seleccionar el examen por imágenes más adecuado y mantener la exposición a la radiación tan baja como sea posible”, indica la jefa del Servicio de Radiología del Hospital de Manises.

En cualquier caso, antes de hacer una prueba radiológica deben responderse las siguientes preguntas:

  • Desde el punto de vista médico, ¿es realmente necesario hacer la prueba? Si la respuesta es sí, entonces los beneficios obtenidos ciertamente justifican el riesgo.
  • ¿Se pueden utilizar los resultados de exámenes anteriores en lugar de este examen? Si tu hijo ha sido sometido a otros exámenes, de los cuales su médico no tiene conocimiento, asegúrate de que recibe copias de dichos exámenes, ya que así podrías evitar que se repitieran.
  • ¿Existen exámenes alternativos que no requieren el uso de radiación? Pregúntale al médico si la prueba puede ser reemplazada por una ecografía o una RM.
Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos