El Hospital de Manises avisa del aumento de jóvenes con problemas de espalda debido al sedentarismo y el sobrepeso

El 55% de las principales dolencias que se tratan en la Unidad del Dolor corresponde a dolencias lumbar. La Unidad del Dolor atiende a 5.000 pacientes anuales lo que ha fomentado la innovación y la aplicación de nuevos métodos y técnicas. El dolor crónico afecta a personas de entre 55 y 60 años, mayoritariamente del género femenino que representan el 66% de los pacientes.

El Hospital de Manises ha detectado el aumento de casos de jóvenes con problemas de espalda debidos a un estilo de vida sedentario, malos hábitos laborales y problemas de sobrepeso. Esta es una de las conclusiones del estudio elaborado por la Unidad del Dolor del Hospital de Manises tras analizar los más de 5.000 casos atendidos en el último año.

Según la Doctora María José Fas, jefa del Servicio de Anestesiología del Hospital de Manises, “se han incrementado los tratamientos en la población joven y en el género masculino”. A este perfil de población, padecer cualquier tipo de dolor crónico, le supone más trastorno debido a su actividad laboral”. Los profesionales sanitarios de Manises también destacan que existe una tendencia alcista en los jóvenes afectados por dolor crónico a consecuencia de problemas psicológicos, de estrés, y sociales derivados de diferentes factores que afectan a este sector de la población, como la inestabilidad laboral.

La doctora Fas destaca que “en la Unidad del Dolor más de la mitad de las patologías, concretamente el 55%, se dan en la zona lumbar. Unas cifras que se traducen en el dolor de espalda como dolencia más común y propicia a padecerse, sobre todo, por las cargas de peso que soporta la espalda y las malas posturas. Esta patología, además, se acrecienta y se prolonga en el tiempo por el aumento de la esperanza de vida”.

Tras el dolor lumbar, se sitúan las dolencias en extremidades inferiores que representan el 25% de las patologías tratadas en la Unidad. A continuación, se encuentran los dolores cervicales, seguidas de las extremidades superiores. El origen de estos dolores suele ser musculoesquelético, más frecuentemente por afectación muscular y, en menor media, por afectación de la columna vertebral. La Unidad del Dolor también trata patologías como cefalea, neuralgias, dolor oncológico, dolor facial o del suelo pélvico.

Conciencia de la enfermedad

Si en 2011 se atendía a 574 pacientes en la Unidad, las últimas cifras de 2017 dejan un registro de 5.605 atendidos. “Este significativo aumento de pacientes responde a que el dolor crónico se está viendo como una enfermedad más y no como algo con lo que tenemos que vivir. La ciudadanía tiene cada vez más claro que es una patología que tiene que tratarse con un especialista”, explica la doctora Fas. El perfil del paciente habitual que visita la Unidad de Dolor oscila entre los 55 y 60 años. En su gran mayoría son mujeres las que acuden a estos servicios (66%), pero también se ha registrado un aumento de las consultas por parte del género masculino.

El clima influye

Por otra parte, la época y el clima incide en muchos casos en la necesidad de los pacientes de acudir a estas unidades por diferentes patologías. En invierno, el dolor osteoarticular se incrementa, debido al frío y la humedad. Del mismo modo, en verano, y en los días más calurosos, se incrementan los dolores por migraña. En el caso del dolor crónico, sí que se ha observado que aumenta más con los cambios bruscos de temperatura y humedad.

Unidad del dolor

La Unidad del Dolor, fue creada por diferentes especialistas y facultativos del Hospital de Manises, orientada dentro de la definición de la Sociedad Española de Dolor y del Ministerio de Sanidad, al diagnóstico y tratamiento de pacientes con dolor crónico. Previene, diagnostica y controla el dolor en toda su dimensión mediante diferentes técnicas, tratamientos y estrategias multimodales. Recientemente, se ha incorporado la estimulación nerviosa eléctrica percutánea, PENS, para el dolor neuropático incoercible, en la que, mediante la estimulación eléctrica a través de cánulas introducidas en la piel, se actúa sobre el nervio. De otro modo, gracias a la implantación y aplicación del “Proyecto de Integración con Atención Primaria”, se ha creado un modelo organizativo para el tratamiento del dolor crónico en los pacientes, con foco en integrar diferentes niveles de asistencia para mejorar la eficiencia de los recursos.

Eventos relacionados

Anestesiología en el Hospital de Manises

Saber más

Contacta con nuestros especialistas del Área de Anestesiología

Contactar