Las medidas de higiene derivadas de la Covid previenen de enfermedades víricas estacionales

  • El Departamento de Salud de Manises advierte de la importancia que han cobrado medidas como el uso de mascarilla, la distancia social y el lavado de manos en la prevención de la salud
  • “Este año enfermedades como la gripe o los constipados han sido casi inexistentes, lo que ha demostrado que estas medidas de seguridad clínica son eficaces y pueden convertirse en un hábito que permanezca”, explica la Dra. Mercedes Salvador desde al Servicio de Medicina Preventiva y Salud Publica del Hospital de Manises.

La pandemia de la Covid-19 ha traído consigo nuevas maneras de funcionar que han configurado nuestra vida en el último año. Entre las consecuencias que vienen derivadas de esta crisis sanitaria, las medidas de prevención y protección como el lavado de manos, el uso de la mascarilla y las distancias sociales han destacado de manera especial ya que han cambiado nuestra forma de relacionarnos. Sin embargo, han tenido un efecto positivo en el cuidado de la salud general. “La reducción del contagio de enfermedades víricas estacionales ha sido una de las consecuencias más positivas que estas medidas han reportado al conjunto de la población”, explica la Dra. Mercedes Salvador, médica de Medicina Preventiva y Salud Publica del Departamento de Salud de Manises.

Estas actuaciones de seguridad clínica han constatado su importancia a la hora de prevenir enfermedades víricas como la gripe.  De hecho, según la Red de Vigilancia Microbiológica de la Comunitat Valenciana (RedMIVA), las pruebas positivas de gripe de este año han sido únicamente de 20, mientras que las del año pasado fueron de 373. Así lo explica la especialista del Hospital de Manises, afirmando que “las manos son un vehículo de transmisión muy importante si tocamos objetos que han sido manipulados anteriormente por una persona que no llevaba las manos limpias. Cuando sin lavárnoslas nos las acercamos a la nariz, boca, ojos… estos microorganismos entran en nuestro organismo y nos infectamos. Por otro lado, la distancia social y la mascarilla permiten protegernos de los aerosoles cuando estamos en compañía de otras personas lo que permite que esas enfermedades y virus permanezcan lejos de nosotros”.

Otro de los efectos beneficiosos que ha tenido la pandemia sobre el conjunto de la sociedad es valorar de manera diferente la salud, cuenta la Dra. Salvador. “La sociedad estaba acostumbrada a una medicina reactiva basada en la cura: cuando una persona enferma, se le cura. Esta pandemia ha dado la vuelta a ese concepto para poner especial énfasis en actuar de forma proactiva y evitar entre todos enfermedades”. Por ello, las nuevas medidas de seguridad que ha traído consigo esta crisis sanitaria ha permitido que se vea la salud desde otra perspectiva, la de seguir unas pautas sencillas de higiene habitual para conseguir que la enfermedad no aparezca. “Este es un avance, un cambio de paradigma que nos favorece como sociedad y que pone en alza la medicina preventiva que es tan importante”, insiste la especialista.

Unos efectos positivos de la pandemia que demuestran que “estas medidas han llegado para quedarse, a la vez que brindan la oportunidad para aprender que es más importante que cada uno sea responsable de prevenir en salud antes que de reaccionar ante las enfermedades ya contraídas”, concluye la doctora.

 

Eventos relacionados