Rodilla

Enfermedad de Osgood-Schlatter: El reposo deportivo es la clave para controlarla

Para empezar, lo primero que deberíamos hacer es hablar de qué es la enfermedad de Osgood-Schlatter. Esta hace referencia a una lesión en la zona de crecimiento del hueso donde se ancla el tendón rotuliano. Se da especialmente en adolescentes con un nivel de actividad física superior. Es más frecuente en los chicos que en las chicas: en ellas aparece en edades más tempranas, entre los 8 y 12 años, y en ellos, entre los 12-15 años, debido a una maduración ósea más precoz.

Enfermedad de Osgood-Schlatter

El tratamiento casi siempre es conservador durante el crecimiento, ya que cuando termina casi siempre cesan las molestias. En casos excepcionales puede ser necesaria una intervención quirúrgica para remodelar la zona ósea en la parte de la tibia proximal. 

Cómo reconocer la enfermedad de Osgood-Schlatter

El Dr. Marco Strauch Leira, jefe de nuestro Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología, explica que la enfermedad de Osgood-Schlatter hay que diferenciarla de la enfermedad o síndrome de Sinding-Larsen-Johansson, que es su homónimo a nivel del polo inferior de la rótula. Es decir, una lesión similar pero:

  • En lugar de producirse en la región baja del tendón rotuliano en su inserción en la tibia, se produce en la parte alta al insertarse en la rótula. 
  • También aparece en adolescentes y su tratamiento es muy parecido.

Según explica nuestro traumatólogo, el tratamiento es conservador y consiste en:

  • Aplicar frío local.
  • Antiinflamatorios por vía oral.
  • Técnicas de rehabilitación y fisioterapia.
  • Lo más importante: reposo deportivo hasta que cese el dolor o se modifique la actividad, si es necesario.

“Algunos casos que no responden al tratamiento podrían requerir la inmovilización de la rodilla con una férula de yeso u órtesis, incluso hasta 6 semanas”.  

Nuestro especialista insiste en la importancia de explicar a los pacientes y los padres, que se trata de una enfermedad recidivante e, incluso, que podría pasar en la rodilla contraria, pero que se resuelve sola con el tiempo al concluir el crecimiento en dicha zona y cerrarse las fisis o cartílagos de crecimiento

Enfermedad de Osgood-Schlatter

Para evitar o disminuir la recidiva, se recomienda la utilización de cinchas rotulianas, que son unas cintas que ejercen presión en el tendón rotuliano disminuyendo la fuerza ejercida a nivel de su inserción y a nivel de la tibia y, por tanto, disminuyen la tracción en la fisis o cartílago de crecimiento que genera el dolor. 

¿Es recomendable operar?

No obstante, hay algunos pacientes que sí que se tienen que operar, que son aquellos en los que no ha sido efectivo el tratamiento conservador

Sin embargo, “como traumatólogos, tenemos que estar muy seguros de que este tratamiento se ha llevado a cabo de forma correcta, remitiendo a los pacientes a equipos de rehabilitación y fisioterapia si fuese necesario. De esta forma, evitaremos indicaciones quirúrgicas innecesarias en pacientes jóvenes con la enfermedad de Osgood-Schlatter”. 

El tratamiento quirúrgico va encaminado a cerrar la fisis o cartílago de crecimiento; es decir, generar su osificación temprana. De esta forma, “evitamos el dolor producido por la tracción del tendón rotuliano sobre ella”, apunta el Dr. Strauch, quien añade que “la cirugía consiste en rascar o perforar dicha fisis y fijarla de forma temporal con uno o varios tornillos. Con ello, destruimos el cartílago de crecimiento y fomentamos su osificación”. 

Enfermedad de Osgood-Schlatter

Tal y como recuerda el Dr. Strauch, algunos pacientes con la enfermedad de Osgood-Schlatter que han seguido un tratamiento conservador deben operarse en la edad adulta, situación que también se puede dar en los que la enfermedad genera osículos, que son pequeños fragmentos libres que no se fusionaron correctamente con el resto de la tibia. Estos osículos pueden producir dolor en la región baja del tendón rotuliano y tendinitis recidivantes, por eso es necesaria la resección quirúrgica para eliminar los síntomas. 

Recuperación tras cirugías en pacientes con la enfermedad de Osgood-Schlatter

La recuperación tras estas cirugías suele ser rápida, pues no son muy lesivas y se llevan a cabo en pacientes jóvenes con una capacidad de curación muy buena. El proceso de recuperación viene marcado por la correcta cicatrización de la intervención y el seguimiento se realiza en consulta externa. 

El objetivo en la primera fase es:

  • Recuperar la movilidad.
  • Proteger la zona intervenida.
  • Evitar la atrofia muscular producto de la inactividad. 

En una segunda fase, hay que:

  • Potenciar la musculatura.
  • Trabajar la propiocepción para que el paciente vaya recuperando las sensaciones a la hora de practicar ejercicio físico. 

Finalmente, “hay que centrarse en reintroducir progresivamente la actividad física. Se trata de un proceso que suele requerir unos 3 meses para realizarlo de manera adecuada”, concluye nuestro traumatólogo. 

Ahora que ya conoces un poco más en qué consiste la enfermedad de Osgood-Schlatter, quizá también te resulte interesante saber cómo debes cuidar tus rodillas.

Si quieres estar al día de los mejores consejos del mundo de la medicina, no te pierdas nuestro blog o suscríbete a nuestra newsletter.

Recuerda que también puedes seguirnos en nuestras redes, como Facebook, Twitter, Instagram o Youtube.

 

 

Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos