Rodilla

Evitar lesiones de rodilla y consejos para fortalecerlas

Las lesiones de rodillas suelen ser incapacitantes a ciertas edades, mermando la calidad de vida y limitando las actividades diarias. Cuidarlas y protegerlas puede ayudarnos a tenerlas fuertes y sanas, y a prevenir lesiones.

¿Cuáles son los movimientos que más pueden lesionar las rodillas?

Cualquier movimiento con una carga excesiva puede lesionar nuestras rodillas. Un ejemplo que pone el Dr. Javier López Valenciano, del Servicio de Cirugía Ortopédica y Traumatología del Hospital de Manises, es un golpe desde el lateral con la pierna apoyada, “pero sobre todo, son los movimientos fuera del rango articular los que más riesgo presentan, como por ejemplo posiciones de cuclillas”.

Las lesiones de rodilla pueden aparecer a cualquier edad. Sin embargo, “cuanto más jóvenes somos más capacidad de regeneración tenemos, por lo que, aunque se presenten, suelen solucionarse sin necesidad de actuación por nuestra parte”.

Está claro que todo el trabajo muscular de fortalecimiento ayuda a defender nuestras articulaciones de posibles lesiones. Esto se debe a que las articulaciones, por su forma, y los ligamentos, tienen un control estático. Por su parte, los músculos y tendones de las rodillas ayudan a protegerlas durante movimientos forzados o repentinos.

¿Cómo se pueden fortalecer las rodillas?

Cualquier deporte ayuda, si bien los deportes sin giros forzados nos permiten fortalecerlas sin un riesgo elevado de lesión de menisco o de rotura de ligamentos de la rodilla. Entre los deportes que pueden ayudar están:

  • El trabajo muscular en gimnasio.
  • Bicicleta
  • Elíptica.
  • Natación.
  • Carrera. Se recomienda realizarla después de haber hecho previamente trabajo de tonificación.

En verano se pueden realizar todos los ejercicios comentados, pero, como  señala nuestro cirujano ortopédico, la natación parece más apetecible en estas fechas de calor.

Asimismo, el especialista nos recuerda la importancia de andar en la playa de manera adecuada. Si caminamos mucho tiempo por arena en pendiente se pueden producir tendinitis y sobrecargas musculares, pero si es un ejercicio moderado en buenas condiciones nos ayudará a fortalecer nuestras piernas y la musculatura de los pies.

¿Desde qué edad hay que cuidar las rodillas?

Parece que siempre cuidamos las cosas cuando empiezan a fallar. Pero un buen trabajo preventivo es eficaz a cualquier edad para tener unas rodillas sanas y fuertes. Desde pequeño se puede enseñar a realizar ejercicios musculares correctamente. Las personas que trabajan con cargas pesadas deben seguir las recomendaciones de los médicos del trabajo para evitar lesiones.

Por otra parte, el Dr. Javier López Valenciano recuerda que las personas con obesidad tienen más riesgo de tener lesiones en las rodillas. “Estamos obligando a una articulación a cargar más peso del que está preparada para soportar, lo que hace que los mecanismos de defensa de la rodilla fallen a largo plazo, se produzcan dolores en las rodillas, los tendones se sobrecarguen y el cartílago articular se degenere antes que en personas sin sobrepeso”, indica el especialista, quien añade que “a cualquier edad el sobrepeso no ayuda a nuestras articulaciones”.

Empezar desde niños a cuidar las rodillas

Por eso es importante practicar deporte desde la infancia, porque “permite desarrollar unas mejores habilidades motrices que durante la edad adulta nos ayudarán a proteger las rodillas”, detalla el Dr. Javier López Valenciano.

No obstante, comenta que hay que tener cuidado con los deportes con giro, como el fútbol, baloncesto, pádel… que tienen más riesgo de producir lesiones de menisco o de los ligamentos, como la rotura del ligamento lateral interno de la rodilla. Aunque en principio, si se realizan de manera habitual y fuera del ámbito competitivo, resultan igualmente saludables. “Parece ser que las rodillas que han realizado actividad deportiva presentan cartílago articular de mayor grosor. Además, al estar habituada a solicitaciones de mayor intensidad, la musculatura responde de manera más rápida y efectiva”.

Buenos hábitos dietéticos

A la hora de cuidar las rodillas, nuestro especialista hace hincapié en el control del sobrepeso, actividad deportiva y llevar un estilo de vida saludable, con una dieta sana y equilibrada que será beneficiosa para nuestras articulaciones y, en general, para nosotros.

El dolor en la rodilla que limita actividades diarias es uno de signos de alarma que indican que las rodillas se están dañando. Ante esta situación, es importante consultar inicialmente con el servicio de Medicina de Familia para que valore la situación e implemente las recomendaciones iniciales.

Si no se diagnostican a tiempo los problemas en las rodillas, ¿pueden evolucionar mal?

Depende del tipo de lesión de rodilla. Según el Dr. Javier López Valenciano, la mayoría suelen ser problemas tendinosos que no tienen por qué evolucionar mal, pero otros procesos, como las lesiones meniscales o de ligamentos de la rodilla, sí que pueden tener repercusión a largo plazo en nuestras articulaciones.

Estas lesiones suelen ser limitantes para nuestras actividades diarias. Incluso las tendinopatías leves de la rodilla pueden producirnos dolor y malestar durante 2 o 3 semanas, lo que puede impedir que hagamos nuestras actividades sociales y laborales habituales.

Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos