Obesidad

No toda la obesidad se opera de la misma forma.

Para el Dr. Pau Aragó, de la Unidad de la Obesidad y Cirugía Bariátrica del Hospital de Manises, la cirugía es la última opción terapéutica para tratar la obesidad; es el último escalón del tratamiento.

Para poder alcanzar los objetivos marcados por la cirugía, el paciente debe implicarse en el tratamiento de forma total y absoluta. La adherencia a un estilo de vida saludable y el  ejercicio diario, en la medida de lo posible, es clave para mantener a largo plazo los efectos conseguidos por la cirugía.

No obstante, el apoyo psicológico no es imprescindible, pero es más fácil conseguir los objetivos marcados con esa ayuda. En este contexto, el apoyo familiar es muy importante, ya que es clave que las personas más cercanas entiendan que el tratamiento quirúrgico es por salud. Hay que tener en cuenta que en muchos casos, los malos hábitos familiares  influyen decisivamente a la hora de conseguir el éxito de la cirugía; por eso, es imprescindible el cambio de dichos hábitos.

 

CIRUGÍA INFANTIL

En algunos casos específicos, los niños se pueden someter a una cirugía bariátrica. El Dr. Aragó señala que se puede operar ciertos casos determinados. “Hay niños con colesterol, diabetes e hipertensión que se han llegado a operar. En España hay poca casuística, pero sí que hay algún hospital en que se llevan a cabo este tipo de intervenciones. No obstante, en Estados Unidos, donde el problema de la obesidad es más grave, se han operado más casos”.

Con respecto a las mujeres que quieren ser madres, nuestro cirujano apunta que cuando la obesidad es una causa de infertilidad, puede ser conveniente abordar el tratamiento quirúrgico y esperar un tiempo para retomar la maternidad. En general, es mejor realizar la cirugía antes, pues será más fácil quedarse embarazada, se tendrán menos problemas durante la gestación y los niños serán más sanos. No obstante, cada caso hay que verlo de forma individualizada.

Al hablar de efectos secundarios, el Dr. Aragó advierte que después de una gastrectomía tubular o manga gástrica hay pacientes que tienen un reflujo o ardor que no mejora con tratamiento médico. En ese caso, se puede hacer un by-pass para resolverlo, “porque no siempre las reintervenciones que hay que hacer a un paciente sometido a una técnica de cirugía bariátrica son por pérdida de peso, sino también para resolver efectos secundarios”.

Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos