Niños

La patología respiratoria supone el 70% de las urgencias pediátricas durante las Navidades

El resfriado común, la bronquiolitis, el broncoespasmo, la bronquitis aguda y la faringitis son las enfermedades más comunes que se ven en las urgencias pediátricas del Hospital de Manises en las fiestas navideñas. Y es que las patologías respiratorias están presentes durante la época invernal y no pueden ser menos durante los días de Navidad. Según explica la Dra. Inés Costa, nuestra jefe de Servicio de Pediatría, en el caso del Hospital de Manises estas patologías suponen cerca del 70% de las asistencias en urgencias pediátricas durante los días de Navidad.

De todas estas afecciones, la bronquiolitis puede ser la que más preocupe a los padres, puesto que es muy frecuente que aparezca en los bebés cuando empieza el frío. Por eso, es una enfermedad que ocasiona frecuentes ingresos en las plantas de pediatría de nuestro hospital. Normalmente, se trata de estancias cortas hasta que el niño se estabiliza y puede volver a casa.

La bronquiolitis es una infección de las vías respiratorias causada por un virus que aparece con la llegada del frío. Suele causar tos, fiebre y problemas para respirar. Esta situación hace que muchos padres se preocupen y acudan a los servicios de urgencias.

Como casi todas las infecciones víricas, la bronquiolitis se contagia por vía respiratoria. La mayor parte de estas enfermedades pediátricas son benignas, pero la Dra. Costa dice que “hay que estar alerta ante ciertos síntomas de alarma como fiebre muy alta, vómitos o dificultad para respirar, ante los que se debe consultar al pediatra o al servicio de urgencias para su correcta valoración”.

En nuestro hospital hemos puesto en marcha un dispositivo especial para Navidad, con el objetivo de ofrecer y dar el mismo servicio que durante todo el año y, por eso, se han incorporado refuerzos en pediatría.

De esta forma, en la unidad de Urgencias se pueden resolver las demandas de los pacientes sin que tengan demoras excesivas en la atención, puesto que se trata de niños con patologías comunes que surgen en el periodo invernal. En dicha unidad, el médico que les recibe puede solicitar de forma inmediata las pruebas necesarias para hacer un diagnóstico adecuado. Con el trabajo protocolizado se agilizan los procesos y se consigue una atención más dirigida a la patología concreta. En los casos que sea necesario, la gestión de las pruebas complementarias se lleva a cabo de una forma ágil y precisa, con el fin de que el niño reciba la atención más adecuada de acuerdo a su patología.

Publicaciones similares

Si tienes ideas y/o sugerencias de temas a tratar, cuéntanos