Logo Manises departamento de salud
Preguntas Frecuentes
RSC
Contacta con el Hospital

Habla con nosotros

¿Quieres que el Hospital sea tu centro?

Diferencias entre varices y trombosis

La salud vascular es un aspecto fundamental en nuestro bienestar general y que hay que tener en cuenta. Dos patologías que pueden afectar a ella son las varices y la trombosis

Aunque normalmente se mencionan en el mismo contexto, presentan diferencias significativas en términos de causas, síntomas y tratamiento. 

Es por eso que para comprender mejor estas afecciones y tomar medidas preventivas adecuadas, es imprescindible conocer las diferencias entre varices y trombosis

Desde el Hospital de Manises, te contamos la relación entre varices y trombosis y las diferencias entre ambas patologías, desde las causas que las provocan, hasta los síntomas principales y las opciones de tratamiento que existen.

Además, te ofrecemos consejos prácticos sobre cómo cuidar la salud vascular y prevenirlas. ¡Empieza a cuidar tu salud vascular desde ya!

tratamiento de varices

Principales diferencias entre varices y trombosis

Una de las preocupaciones que te pueden surgir cuando tienes varices es saber si aumentan el riesgo de trombosis. 

Por eso, antes de entrar en detalle en las recomendaciones y el tipo de tratamiento para cada una de ellas, es importante tener claro cuál es la definición de ambas.

¿Qué son las varices en las piernas?

Las varices son venas dilatadas que se desarrollan principalmente en las piernas. Son una manifestación común de insuficiencia venosa, que ocurre cuando las válvulas venosas no funcionan correctamente, lo que dificulta el flujo sanguíneo de retorno al corazón. 

Las varices pueden causar síntomas molestos como dolor, hinchazón, picazón y sensación de pesadez en las piernas. 

Aunque son generalmente inofensivas, en algunos casos pueden derivar en complicaciones más graves, como una úlcera varicosa en la pierna.

¿Qué es una trombosis?

Por otro lado, la trombosis se refiere a la formación de coágulos de sangre en el interior de los vasos sanguíneos. 

Uno de los tipos más comunes de trombosis es la trombosis venosa profunda, que afecta principalmente las piernas. 

Ocurre cuando un coágulo de sangre se forma en una vena profunda y puede ser extremadamente peligrosa si el coágulo se desprende y viaja a través del torrente sanguíneo, alcanzando los pulmones, dando lugar a una embolia pulmonar. 

Los síntomas de trombosis en la pierna incluyen hinchazón, enrojecimiento, calor y dolor en la zona afectada.

A la pregunta de si las varices pueden provocar trombosis, la respuesta que ofrecen nuestros especialistas del Servicio de Cirugía Vascular de nuestro hospital es clara:

“Las varices sí elevan el riesgo de trombosis debido al éxtasis o enlentecimiento en el flujo sanguíneo venoso que se produce en las piernas”.

Tratamientos trombosis y varices

Cuando las varices comienzan a producir síntomas como dolores, rampas, pesadez o cansancio de piernas, hay que tomar las medidas oportunas y consultar a un especialista

En algunas ocasiones tener varices puede ser muy molesto, sobre todo dependiendo del trabajo que se desempeñe.

Un paciente con varices, por norma general, no precisa anticoagulación a no ser que tenga otras enfermedades o antecedentes de trombosis que requieran el tratamiento para varices en las piernas anticoagulante.

Porque tal y como comenta nuestro cirujano vascular, en un paciente con varices que lleva tratamiento anticoagulante el riesgo de trombosis no desaparece por completo

El tratamiento anticoagulante minimiza el riesgo de sufrir eventos tromboembólicos, pero no hace desaparecer por completo ese riesgo.

Recomendaciones para evitar trombosis y varices.

Ante esta situación, ¿qué medidas pueden tomar los pacientes con varices para no tener problemas de salud? 

Lo que deben evitar a toda costa es el sobrepeso, ya que influye directamente sobre la enfermedad venosa crónica. 

“Es por ello que deben mantener dietas equilibradas y realizar ejercicio de forma regular para el control del peso. 

En este sentido, hay que considerar que el ejercicio físico disminuye el riesgo de trombosis de forma directa e indirecta:

  • De forma directa, lo disminuye al incrementar el flujo del retorno venoso en las venas evitando los estados de flujo venoso lento que promueven la trombosis.
  • De forma indirecta, lo previene evitando estados de sobrepeso y obesidad que se relacionan con estados protrombóticos, que son los estados de riesgo de trombosis.

Si ya tienen varices, no deben olvidar realizar ejercicio físico con medias elásticas de compresión para no empeorarlas”, recomiendan nuestros especialistas. 

Asegura que el riesgo de trombosis es superior en hombres que en mujeres, “aunque hay ciertos factores en mujeres, como el embarazo o los tratamientos hormonales, que aumentan el riesgo considerablemente. Con la edad, el riesgo también se incrementa”.

En el Hospital de Manises, contamos con los mejores especialistas en salud vascular, solicita tu cita previa y no esperes más a cuidarte. ¡Te esperamos!

¿Qué puedo hacer con las arañas vasculares?

Las arañas vasculares hacen referencia a venas inflamadas y retorcidas que suelen aparecer en las piernas.

Estas arañas vasculares pueden surgir como consecuencia de la presión de la sangre en las varices, pero se cree que en su aparición también influyen factores hormonales que aún se desconocen. Esta causa hormonal explicaría la aparición de arañas vasculares piernas con más frecuencia en las mujeres, sobre todo, durante el embarazo.

Son muchas las preguntas que surgen sobre cómo quitar arañas vasculares o eliminar arañas vasculares, lo cierto es que nunca se puede garantizar del todo su completa eliminación.

Desde Hospital de Manises, nuestros especialistas suelen recomendar, con el fin de prevenirlas, medias de compresión. Sin embargo, hay que tener en cuenta que algunas personas pueden ser susceptibles de desarrollar estas arañas vasculares debido a antecedentes familiares o trabajos de riesgo por posiciones estáticas prolongadas con las piernas en declive. Las medias de compresión elástica son útiles para prevenir o retardar la aparición de la insuficiencia venosa.

Según explican los especialistas del Servicio de Cirugía Vascular de nuestro hospital, a día de hoy, no hay ninguna crema con evidencia científica que pueda eliminar arañas vasculares.

tratamiento de varices

Qué síntomas alertan de la aparición de arañas vasculares

Entre los síntomas más frecuentes que alertan de la aparición de arañas vasculares está el sentimiento de las piernas extremadamente cansadas, pesadas o dolorosas. Además, estos síntomas de arañas vasculares se pueden intensificar después de estar sentado o parado por un largo período de tiempo.

Otros síntomas también comunes de la aparición de las arañas vasculares pueden ser:

  • Dolor punzante o calambres
  • Hinchazón
  • Picazón

Los cambios en los niveles hormonales pueden afectar tus síntomas. Por ello, es posible que experimentes más síntomas durante ciertos momentos del ciclo menstrual o durante el embarazo o la menopausia. Por otro lado, algunos pacientes no llegan a experimentar ningún síntoma proveniente de la aparición de venas varicosas o arañas vasculares.

Arañas vasculares causas

Generalmente, las arañas vasculares suelen deberse a problemas relacionados con la circulación. Los problemas en las válvulas de las venas pueden evitar que la sangre fluya normalmente, causando en consecuencia venas varicosas o arañas vasculares.

Como sabemos, las venas transportan la sangre de las distintas partes del cuerpo hacia el corazón. Normalmente, las venas tienen válvulas que actúan como aletas de una vía. Sin embargo, si las válvulas no se cierran correctamente, la sangre puede regresar a la parte inferior de la vena en lugar de ir al corazón. Con el tiempo, más sangre se acumula en la vena y genera presión, que debilita las paredes de la vena, provocando que aumente de tamaño.

Estos cambios en las venas son lo que producen la aparición de arañas vasculares, así como varices en las piernas.

Eliminar arañas vasculares

En la mayoría de los casos, las arañas vasculares son un mero problema estético. Pero una, vez aparecen las varices, es decir, las venas dilatadas y tortuosas de más 5 milímetros, y se presentan síntomas, se recomienda consultar con un especialista.

En la fase de arañas vasculares, antes de llegar a desarrollar una vena varicosa, no es necesaria la visita al especialista. En esta fase, dado que la enfermedad es aún un problema estético y no de salud, los tratamientos se suelen realizar en centros privados o clínicas particulares.

Tienes que tener en cuenta que existe un componente hereditario en la aparición de arañas vasculares piernas, por lo que, si lo tienes, tarde o temprano te van a salir. Ante los primeros síntomas, puedes vigilarlas y si evolucionan consulta a un especialista.

En cuanto al tratamiento para varices, recuerda que las arañas vasculares responden muy bien al tratamiento esclerosante, con una elevada eficacia y seguridad para el paciente. Un tratamiento alternativo a la esclerosis para arañas vasculares es el láser.

¿Quieres empezar a tratar tus arañas vasculares? Nuestros especialistas estudiarán tu caso para plantear el tratamiento más adecuado. Agenda una visita aquí. 

Evitar las varices: beneficios de los paseos por la playa

Caminar por la playa reporta numerosos beneficios para la salud, no sólo por evitar las varices, si no por mejorar la salud cardiovascular en general. 

Andar es un ejercicio físico aeróbico, beneficioso para el sistema cardiovascular, ya que disminuye el riesgo cardiovascular a través de la reducción del peso y de la proporción de grasa corporal. 

Es un ejercicio que permite tonificar y fortalecer la musculatura de la pierna y activar el flujo sanguíneo de los miembros inferiores”, explican nuestros especialistas del Servicio de Cirugía Vascular de nuestro hospital.

Es por eso que, desde el Hospital de Manises, te contamos cómo puede beneficiarte pasear por la playa este verano para mejorar y prevenir las varices. ¡Sigue leyendo!

 

tratamiento de varices

¿Cómo puede ayudarme pasear por la playa para evitar las varices?

Es conocido que el simple hecho de caminar descalzo por la arena de la playa aumenta la secreción de endorfinas, sustancias que se liberan en situaciones de placer y que reportan efecto relajante y antiestrés.

Desde el punto de vista vascular -indican nuestros cirujanos vasculares- conviene caminar por la arena mojada que tiene una superficie más lisa y regular que la arena seca. 

Caminar por la arena seca físicamente es más demandante y uno se cansa antes. Además, puede desencadenar lesiones por la irregularidad del terreno.

En cambio, la arena húmeda que está cerca del agua es un escenario perfecto para aliviar el dolor y evitar las varices internas , debido al beneficio del frío con el contacto con la arena húmeda e incluso intercalar con paseos dentro del agua hasta las rodillas. 

El efecto refrigerante de la arena húmeda y el agua del mar produce un aumento del tono en el músculo de la pared venosa y este efecto tonificante de las venas hace que mejoren

Además, hace que desaparezcan de forma temporal los síntomas que presentan estos pacientes, como es la sensación de calor en las piernas, la pesadez, las rampas y el cansancio de piernas.

Recomendaciones para evitar las varices al caminar por la playa

Según indican nuestros especialistas, es recomendable caminar al menos una hora diaria. También recuerda que los beneficios cardiovasculares se mantienen en el tiempo mientras se mantenga una pauta de ejercicio físico regular. 

Por su parte, el alivio sintomático temporal de las varices suele durar entre minutos y unas horas, por lo que suele ser necesario realizar estos paseos en la playa varias veces al día.

Así, en los meses que se pueda estar cerca del mar, se recomienda realizar de dos a tres paseos diarios de una hora, ya que pueden reportar un alivio sintomático del dolor de varices muy significativo. 

“Durante el resto del día convendría mantener la terapia compresiva y llevar medias de compresión para evitar la aparición de los síntomas varicosos”, apuntan los especialistas.

Añaden que “en verano, es difícil conseguir que los pacientes mantengan la media de compresión por el calor, pero aún así recomendamos su uso en los meses de calor, ya que suelen los meses en los que se presentan un empeoramiento de sus síntomas de varices por la vasodilatación producida por el aumento de la temperatura”.

¿Cuál es el mejor momento para pasear por la playa?

No se puede olvidar que hay que evitar pasear en las horas de más sol, entre las 12 y las 17h. 

Lo mejor es hacerlos a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde cuando la temperatura es más fresca y agradable para caminar.

Esto se debe a que el frío mejora la sintomatología, además de disminuir el riesgo de los golpes de calor y la exposición solar en las horas de máxima radiación ultravioleta, para evitar quemaduras solares y prevenir el cáncer de piel.

Se debe evitar también realizar largas caminatas en horas de calor sin el uso de medias de compresión, ya que esta combinación va a producir un empeoramiento significativo de la sintomatología varicosa. 

“Los pacientes con síndromes varicosos severos, que presentan úlceras venosas en verano, deben evitar mojar las heridas en el agua de mar y mantener las curas indicadas por su especialista para evitar complicaciones y sobreinfecciones de las lesiones”, advierten nuestros cirujanos vasculares.

En Hospital de Manises, te contamos todas las recomendaciones que necesitas para cuidar de tu salud vascular. ¡Visita nuestro blog y no te pierdas nada!

Me han vuelto a aparecer varices en las piernas, ¿qué puedo hacer?

Las venas varicosas o varices son venas que se encuentran bajo la piel de las piernas y que presentan un aspecto abultado y ancho debido, en parte, a la presión de la sangre en la parte inferior del cuerpo provocado por estar mucho tiempo de pie o caminar largas distancias.

Para muchos pacientes, las venas varicosas y las arañas vasculares, reconocidas por ser una variación leve de las venas varicosas, son simplemente un problema estético. Sin embargo, para muchas otras personas, las venas varicosas o las varices en las piernas pueden llegar a causar dolor y malestar.

El tratamiento de varices puede incluir desde medidas de cuidado personal y medias de compresión hasta cirugías. En el Hospital de Manises estudiamos tu caso para desarrollar el tratamiento de varices que mejor se ajuste a tus necesidades.

 

tratamiento de varices

¿Qué tipos de varices existen?

A la hora de clasificar las varices en las piernas existen distintos grados de varices: desde “arañitas” vasculares, que son motivo de preocupación estética, pasando por varices reticulares (de mayor entidad pero de menos de 3mm, reconocidas como varices leves), hasta llegar a las varices gruesas, que van acompañadas de sintomatología como el dolor y la hinchazón y que puede ocasionar úlceras en los casos más severos.

En el Hospital de Manises realizamos tratamientos de varices cuando éstas causan dolor, hinchazón, pesadez, picazón, calambres y sensación de piernas cansadas. Si tienes estos síntomas consúltanos para ver cuál es la solución más adecuada a tu caso.

Tratamiento de varices

El tratamiento de varices está basado en determinar cómo eliminar las varices y en la eliminación de las venas varicosas que funcionan mal para que la sangre retorne por las venas que tienen un buen funcionamiento.

Según el tipo, la profundidad y el tamaño de las varices, se podrá aplicar un tratamiento u otro. En Hospital de Manises llevamos a cabo un estudio en profundidad para determinar el mejor tratamiento según el caso, siempre aplicando las técnicas y buscando siempre la mínima invasividad para ocasionar menos dolor y favorecer una más rápida recuperación.

Es por eso que se prescinde de las cirugías clásicas o del método Chiva siempre que sea posible para aplicar tratamientos de varices alternativos como:

Láser endovenoso o endoláser

El objetivo de esta técnica es sellar la vena safena mediante una punción a nivel del muslo. A este sellado le asociamos la extracción de la variz con microincisiones o su sellado con microespuma. Este tratamiento se realiza en quirófano, de manera ambulatoria, por lo que el paciente se va el mismo día a casa y su recuperación es mucho más rápida que en las cirugías clásicas.

Tratamiento de varices con microespuma

Consiste en inyectar en la vena afectada por la variz una sustancia química que cierra la vena al ocasionar una retracción de la variz. No requiere ingreso, pues es ambulatoria, apenas produce molestias y en pocas sesiones se consiguen excelentes resultados. Además, permite volver a la actividad normal inmediatamente.

¿Qué hacer si después del tratamiento de varices estas vuelven a aparecer?

Si después de someterte a una de las intervenciones y tratamientos de varices disponibles para eliminarlas, estas vuelven a aparecer, ¿cuál es el procedimiento a seguir? Nuestros especialistas del Servicio de Cirugía Vascular te dan la respuesta.

Las varices suelen recidivar o reaparecer porque enferman nuevas venas que antes eran sanas y ahora presentan incompetencia de sus válvulas. Esto se debe a que “ya que hay una predisposición genética en la gente que es susceptible y hay riesgo de que en un momento dado venas sanas enfermen como lo hicieron anteriormente las otras”.

Ante esta situación, lo primero que hay que hacer es mantener el tratamiento compresivo con las medias elásticas para intentar ralentizar la progresión de la enfermedad.

En caso de que las varices que han vuelto a aparecer causen síntomas, “se decidirá plantear un tratamiento en función de cada caso y de los síntomas que tenga el paciente. El tratamiento puede ser conservador, mediante medias elásticas, o plantearse de nuevo una estrategia quirúrgica o de escleroterapia”.  El experto añade que se puede realizar una operación de varices tantas veces como se necesite, igual que con la escleroterapia. Porque no hay un número máximo de operaciones en el tratamiento de varices.

¿Cómo podemos alargar en el tiempo la aparición de nuevas varices? Nuestros cirujanos vasculares explican que el paciente que tiene propensión a desarrollarlas debe evitar la posición de declive en las piernas de forma prolongada y mantener las medias de compresión todos los días. Aún así, en ocasiones la recidiva es casi inevitable. Esto no quiere decir que no se intente retrasar su reaparición con estas medidas.

Según comentan nuestros especialistas, el paso de los años no es un factor que favorezca la aparición de nuevo de las varices, ya que “la tasa de recidiva no es dependiente de la edad”.

 

Pros y contras de la esclerosis de varices

Cuando hablamos de la esclerosis de varices, hablamos de un procedimiento médico utilizado para tratar venas varicosas.

Las venas varicosas son venas hinchadas y retorcidas que generalmente aparecen en las piernas. Estas venas a menudo son el resultado de válvulas debilitadas en las venas que no permiten que la sangre fluya adecuadamente, lo que lleva a la acumulación de sangre y a la hinchazón de las venas.

tratamiento de varices

Esclerosis de varices, ¿qué es?

La esclerosis de varices implica la inyección de una sustancia química en la vena afectada, que irrita las paredes internas de la vena y causa su colapso. Esto hace que la sangre se redirija a través de otras venas más saludables. La sustancia química utilizada en el procedimiento suele ser una solución salina hipertónica o una solución de polidocanol.

De manera general, la esclerosis de varices destaca por ser un procedimiento menos invasivo que la cirugía tradicional y generalmente se realiza en el consultorio del médico. Después de la esclerosis de varices, se recomienda el uso de medias de compresión para ayudar en la recuperación y reducir la hinchazón.

Condicionantes para el tratamiento de esclerosis de varices

Lo cierto es que no todos los pacientes con varices pueden someterse a una esclerosis de varices. El Dr. Eliseo Candela, cirujano vascular de nuestro hospital, comenta que depende de cada caso. “Uno de los condicionantes para el tratamiento con esclerosis son las varices de gran tamaño. Suelen ser más resistentes a la esclerosis que las de calibre pequeño”.

A pesar de estas diferencias, no existen indicaciones específicas para la esclerosis de las varices. Hoy en día casi cualquier variz puede tratarse mediante esclerosis teniendo en cuenta una serie de consideraciones.

¿Es posible realizar una esclerosis de varices tras una cirugía?

En los casos de recidiva tras una cirugía clásica de varices con desconexión de vena safena a nivel inguinal, suele tener buenos resultados tratando la recidiva inguinal sin tener que realizar de nuevo una cirugía sobre la misma zona.

Por su parte, en recidiva con varices residuales tras una cirugía, es un arma a tener en cuenta en la mayoría de los pacientes. “Mientras que en el tratamiento de la úlcera venosa, la esclerosis, también presenta un papel e indicación importante a la hora de acelerar la cicatrización de la úlcera y prevenir las recidivas de la misma”, indica el cirujano vascular.

La tasa de éxito es elevada: 95% en la mayoría de los casos tras varias sesiones.

El efecto es permanente, una vez  la esclerosis de una variz queda sellada de forma permanente. No obstante, si vuelven a aparecer varices, puede repetirse el tratamiento.

Esclerosis de varices cuidados posteriores 

Después de someterse a la esclerosis de varices, es crucial seguir ciertos cuidados para optimizar la eficacia del procedimiento y minimizar posibles efectos secundarios. El uso de medias de compresión es beneficioso para reducir la hinchazón y favorecer la circulación sanguínea. Asimismo, la participación en actividades físicas moderadas, como caminar, puede contribuir a mejorar la circulación.

Es fundamental evitar la exposición al sol y el calor excesivo después del tratamiento, ya que la radiación solar puede ocasionar manchas cutáneas tras la esclerosis de varices. Se aconseja también abstenerse de rascar o frotar las zonas tratadas, ya que esto podría irritar la piel y afectar el proceso de cicatrización. La hidratación regular de la piel con lociones o cremas recomendadas por el médico es esencial para reducir la sequedad y la irritación.

Un seguimiento médico preciso desempeña un papel clave en una recuperación exitosa, permitiendo evaluar la efectividad del tratamiento y realizar ajustes si es necesario. Dado que las necesidades de cada paciente pueden ser específicas, es importante seguir detenidamente las indicaciones proporcionadas por el profesional de la salud.

Ventajas y desventajas de la esclerosis 

Este procedimiento tiene múltiples beneficios, sin embargo, es importante considerar sus pros y sus contras, y si es un tratamiento adecuada para cada paciente en específico.

Pros del tratamiento de esclerosis de varices

  • No requiere cirugía mayor, se realiza en el consultorio médico.
  • Menos invasiva ya que solo la inyección de una solución en la vena afectada.
  • Recuperación más rápida en comparación con procedimientos quirúrgicos.
  • Efectividad para venas más pequeñas.

Contras del tratamiento de esclerosis de varices

  • Limitada para venas grandes o complicadas, que pueden requerir cirugía.
  • Posibles efectos secundarios temporales como enrojecimiento, hinchazón o hematomas en el sitio de la inyección.
  • Posibilidad de necesitar múltiples sesiones.
  • No previene la formación de nuevas venas varicosa, es posible que se requieran tratamientos adicionales en el futuro

Manchas después de la esclerosis de varices

Por último, es importante que sepas que es normal experimentar algunas manchas después de someterse a escleroterapia para tratar las varices. Estas manchas pueden ser el resultado de la irritación de la piel causada por el tratamiento, así como por la extravasación de la solución esclerosante en la piel circundante. En la mayoría de los casos, estas manchas tienden a desaparecer con el tiempo a medida que la piel se cura y se regenera.

Sin embargo, es importante seguir las recomendaciones de tu médico para el cuidado postoperatorio para garantizar una recuperación adecuada. Esto puede incluir, como decíamos antes, el uso de medias de compresión, evitar la exposición al sol directo en el área tratada y seguir cualquier otra instrucción específica proporcionada por tu médico.

Si las manchas persisten o si tienes alguna preocupación sobre tu recuperación, siempre es mejor comunicarte con tu médico para recibir orientación específica y atención adicional si es necesario.

Trombosis, algo más que un taponamiento

Hemos oído muchas veces el término trombosis, pero ¿sabemos realmente a qué se refieren los médicos cuando hablan del taponamiento de venas?

Según explican los especialistas del Servicio de Cirugía Vascular de nuestro hospital, una trombosis o taponamiento de venas es un coágulo de sangre que se forma en el interior de un vaso sanguíneo.

Hay personas que son más propensas a desarrollar una trombosis en las venas profundas de las piernas, y esta predisposición puede ser ocasional o permanente.

De manera general, entre los factores ocasionales están el uso de anticonceptivos orales, situaciones de encamamiento por enfermedad, infecciones, traumatismos, fracturas óseas e intervenciones quirúrgicas recientes, tener varices, el embarazo, entre otras.

Por su parte, entre los factores permanentes que aumentan el riesgo de trombosis o de taponamiento de venas están un grupo de enfermedades genéticas que por trastornos de la coagulación promueven la formación de trombos. Son las denominadas trombofilias.

Qué son trombos

Como comentábamos, la trombosis o el taponamiento de venas hace referencia a un término médico que indica la formación de un coágulo sanguíneo en el interior de un vaso sanguíneo, lo que puede interferir con el flujo normal de la sangre.

Estos coágulos se llaman trombos y pueden desarrollarse en arterias o venas de diferentes partes del cuerpo, provocando un taponamiento en las mismas.

Los factores de riesgo para desarrollar trombosis o taponamiento de venas incluyen la inmovilidad prolongada, la cirugía, la obesidad, el tabaquismo, la toma de anticonceptivos orales, ciertas condiciones médicas como la trombofilia y la historia familiar de trombosis.

Taponamiento de venas

Por su parte, el tratamiento de la trombosis o del taponamiento de venas generalmente implica la administración de anticoagulantes (medicamentos para prevenir la formación de coágulos) y, en algunos casos, procedimientos médicos para eliminar o disolver el coágulo. Es importante buscar atención médica inmediata si se sospecha una trombosis, ya que el tratamiento de venas oportuno puede prevenir complicaciones graves.

Prevención de trombos

Para prevenir la aparición de trombos y de taponamiento de venas profundas de las piernas, nuestros cirujanos vasculares aconsejan tratamientos preventivos con anticoagulantes de forma temporal hasta que desaparezca la causa que condiciona el riesgo o de forma indefinida en el caso de causas no corregibles con algunas trombofilias.

Hay que tener en cuenta que estos tratamientos preventivos no evitan por completo la aparición de la trombosis, pero disminuyen la probabilidad de que ocurra.

Además, para prevenir las trombosis hay que promover la actividad física y evitar la inmovilización, así como el uso de medias elásticas de compresión.

Gravedad de la trombosis

Nuestros especialistas recuerdan que la gravedad de la trombosis viene determinada por el lugar donde se produce. “No tiene la misma trascendencia un taponamiento de venas sobre un vaso arterial que sobre un vaso venoso. Las trombosis en los vasos arteriales producen la falta de oxígeno y nutrientes en el órgano que depende de él, produciendo la muerte del tejido o infarto del órgano. Mientras que en las venas las trombosis obstaculizan el retorno venoso produciendo una retención de líquidos e hinchazón en el tejido del órgano donde se ha producido la trombosis”.

Así, las trombosis arteriales pueden producir problemas graves para la salud, como un infarto cardiaco (cuando se produce la trombosis en las arterias coronarias que nutren al corazón), infartos cerebrales o ictus (cuando se localizan en arterias intracraneales) o pérdida de extremidades (cuando se centran en las arterias que nutren las extremidades).

Por su parte, cuando se producen taponamientos en venas del sistema venoso, si llegan fragmentos del trombo al pulmón profundo se puede producir una embolia en el pulmón.

A la hora del tratamiento, se toman medidas para evitar la formación de más coágulos, con el empleo de anticoagulantes. Además, “en algunos casos está indicado el uso de trombolíticos o fibrinolíticos, para romper el trombo generado”, comentan nuestros expertos, quienes añaden que en los casos de interrupción del flujo por trombosis arterial pueden ser necesarias intervenciones quirúrgicas urgentes que devuelvan el flujo a la arteria.

La mala circulación, un término muy confuso

 

Las piernas hinchadas o edema de miembros inferiores es un signo clínico que puede deberse a múltiples enfermedades, no sólo a las varices y a la insuficiencia venosa crónica. Enfermedades como la insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal, alteraciones tiroideas, insuficiencia del sistema linfático, infecciones, enfermedades del hígado o simplemente la postura en declive de los miembros inferiores por periodos prolongados pueden producir hinchazón de piernas.

El equipo de cirujanos vasculares de nuestro hospital explican que “el término mala circulación es una forma no médica adoptada por la sociedad para referirse a un amplio abanico de signos y síntomas,  sobre todo en miembros inferiores, como hinchazón de piernas, aparición de arañas vasculares, manchas o cambios de coloración de la piel”.

En realidad, estos signos pueden estar causados por un gran número de enfermedades, pero el término se emplea en la mayoría de ocasiones para referirse a signos o síntomas que no se deben a problemas de circulación.

Para hablar de forma correcta de mala circulación, “deberíamos especificar si se debe a enfermedades del sistema venoso o del sistema arterial, ya que ambas forman parte del sistema circulatorio pero las enfermedades derivadas de la mala función de cada uno de estos sistemas son muy distintas”, apuntan nuestros especialistas.

Así, el manejo de la enfermedad venosa crónica pasa por evitar el sobrepeso y la posición en declive de piernas de forma prolongada. El pilar básico de su tratamiento es la compresión de las piernas con medias elásticas.

Hay que tener en cuenta que ambas patologías aumentan con la edad; tanto la enfermedad venosa como la arteriopatía crónica.

 

Cómo tratar los síntomas de una mala circulación

A la hora de intentar mitigar los síntomas de una mala circulación, los masajes sirven para descongestionar y drenar líquidos de las piernas, lo que hace que se reduzca la hinchazón, “pero siempre son una tratamiento de ayuda a la compresión elástica y no se recomiendan como tratamiento aislado”.

Los pacientes que se intervienen de varices o se somete a un tratamiento esclerosante para la eliminación de varices quedan curados de su enfermedad venosa, pero no están exentos de volverla a padecer dados sus antecedentes.

Lo que siempre vamos a tener es la predisposición genética a la insuficiencia venosa crónica que puede hacer que vuelva a aparecer la enfermedad, lo que se conoce como recidiva.  Porque tal y como recuerdan nuestros especialistas, “esta predisposición genética es algo con lo que se nace y no puede eliminarse por completo con ningún tratamiento hasta la fecha”.

Mejorando los síntomas de la insuficiencia venosa

 

Para tener una buena salud venosa, lo primero que debemos evitar es el sobrepeso y la posición prolongada en bipedestación (estar de pie) o sentados de forma estática durante mucho tiempo sin movernos, ya que favorece la aparición de insuficiencia venosa crónica. Estas son las medidas más importantes para evitar la aparición de varices.

Los especialistas del Servicio de Cirugía Vascular de nuestro hospital recuerdan que no existen elementos tóxicos hasta el momento que favorezcan en sí la aparición de la enfermedad venosa crónica, pero sí que es recomendable mantener una dieta sana y equilibrada, porque es bueno para la salud general.

Ninguno de los estudios e investigaciones realizadas hasta ahora sobre varices recomienda con contundencia y, basándose en evidencia científica, una dieta concreta o un tipo de alimento determinado por ser beneficioso para mejorar las varices.

Medidas para mejorar las varices

A la hora de realizar ejercicio, nuestros expertos apuesta por practicar cualquier tipo de ejercicio siempre y cuando se lleven las medias de compresión. No obstante, los ejercicios en los que no influye la fuerza de la gravedad, como la natación, son más recomendables porque las piernas sufren menos el impacto. El yoga y el Pilates también son una buena alternativa.

Para descansar las piernas, muchas veces las ponemos en alto. Según nuestros especialistas, el hecho de elevar las piernas favorece el retorno venoso y el drenaje de líquidos de las extremidades, por lo que ayuda a disminuir la hinchazón y pesadez de piernas que experimentan algunos pacientes con varices.

Con respecto a si hay alguna otra forma de mejorar la circulación de las piernas, nuestros especialistas explican que las lociones, cremas o geles no suelen recomendarse de forma sistemática. “En ocasiones, sobre todo en meses calurosos en los cuales los pacientes presentan sintomatología más acusada, los geles con efecto frío pueden aliviar sintomáticamente de forma momentánea”.

Por su parte, los masajes de drenaje pueden ser beneficiosos en algunos casos, “pero tampoco se recomiendan de forma sistemática”, puntualiza nuestro equipo de cirujanos vascular.

 

Qué hacer si me sangra una variz  

 

De repente, te das cuenta que te está sangrando una variz. Lo primero que se debe hacer es comprimir directamente la zona que sangra y mantener la calma. Las varices son conductos que aunque están dilatados transportan sangre a baja presión y con la simple compresión manual es más que suficiente para controlar el sangrado. Lo siguiente que tienes que hacer, según explican nuestros especialistas del Servicio de Cirugía Vascular del Hospital de Manises es colocar un vendaje compresivo en el caso que sea posible aplicando presión sobre la zona sangrante y elevar el miembro durante al menos media hora para intentar detener la hemorragia.

Ten en cuenta que las varices no suelen sangrar a no ser que sean muy superficiales y que haya un golpe o traumatismo que inicie el sangrado. A diferencia de las personas no anticoaguladas, los pacientes anticoagulados pueden sangrar con traumatismos mínimos o roces con la ropa o calzado, y sus sangrados pueden ser más copiosos.

En los casos de alto riesgo por tener varices muy superficiales o susceptibles de sangrado, la recomendación es el tratamiento con cirugía o escleroterapia.

¿Hay factores que favorezcan el sangrado?

No hay factores que favorezcan el sangrado directamente, ya que el suele iniciarse por un golpe o traumatismo. “Como ya hemos comentado, los pacientes con tratamiento anticoagulante sí presentan mayor riesgo de sangrado copioso y hemorragias más difíciles de controlar que la población no anticoagulada”, apuntan nuestros especialista.

Entre las medidas que ofrece para prevenir este sangrado, dicen que “la mejor pauta de prevención del sangrado es la valoración por un especialista en Angiología y Cirugía Vascular, que podrá determinar si hay alguna variz de alto riesgo de sangrado y plantear la mejor opción terapéutica para cada caso concreto”.

Varices internas y otros mitos de la insuficiencia venosa crónica

El término “varices internas” es un término no médico, por lo que no corresponde a ninguna entidad clínico-patológica concreta. La gente llama varices internas a las varices no visibles a simple vista a través de la piel.

Los especialistas de nuestro Servicio de Cirugía Vascular, explican que pueden ser varices que se encuentran a varios milímetros de la piel en profundidad y, por lo tanto, no son visibles externamente. También pueden ser reflujos en las venas safenas (los dos ejes de drenaje principal del territorio venoso superficial de la pierna), en el sistema de venas perforantes (las que comunican el sistema venoso superficial con el territorio venoso profundo) o pueden ser reflujos en venas del sistema venoso profundo.

Aunque algunas personas piensen que se pueden eliminar haciendo ejercicio, nuestros especialistas se muestran rotundos al afirmar que no.

Por regla general, “hacer ejercicio físico de forma regular reporta numerosos beneficios para nuestra salud, pero en el caso de las varices, podría empeorarlas en el caso de realizar ejercicio sin la compresión de una media elástica”, aseguran nuestros expertos, quienes recuerdan que “las varices se generan por reflujos en las venas, debido al fallo de mecanismo de las válvulas”.

Esto hace que aparezcan en la pierna cortocircuitos venosos, que se encuentran sobrecargados de presión. Al realizar ejercicio físico, la musculatura de la pierna bombea sangre hacia estos cortocircuitos incrementando el reflujo y la sobrecarga, lo que puede propiciar que las varices aumenten de tamaño y se generen nuevas.

Por eso, se recomienda hacer ejercicio físico de forma regular pero con la media de compresión para prevenir estos efectos, ya que ni directa ni indirectamente el ejercicio físico va a mejorar las varices, pero sí puede empeorarlas.

Las arañas vasculares, ¿se pueden convertir en varices?

Seguro que te has hecho esta pregunta. Nuestros cirujanos vasculares dicen que no pueden convertirse directamente en varices. Lo que puede ocurrir es que gente que, con anterioridad, ha tenido arañas vasculares presente varices con el tiempo, pero no por dilatación y crecimiento de las arañas directamente, si no por la dilatación de las venas subyacentes que han generado las arañas vasculares. Es decir, por dilatación de las venas más profundas que han nutrido a esas arañas vasculares.

Las varices no entienden de sexo y aparecen también en los hombres, en los que suelen ser mayor tamaño y más visibles por dos razones:

  • Tienen menor proporción de grasa corporal que la mujer y por tanto suelen ser más visibles a través de la piel.
  • La musculatura de la pierna de los hombres suele ser más potente, impulsan con el ejercicio físico diario más cantidad de sangre a los cortocircuitos venosos sobrecargados y por ello suelen generan varices de gran tamaño.